Lumen Mariae

Inicio » Anticristo » Consecuencias del pecado del Papa y de la Iglesia II

Consecuencias del pecado del Papa y de la Iglesia II

Virgen de Guadalupe

Corazón de Jesús

El Gran Milagro

Infiltración en la Iglesia

El Reino de la Paz

amordivino

Si Dios se retira de la Cabeza Visible de la Iglesia, por el pecado del Papa, entonces, ¿quién está en esa Cabeza? ¿Quién dirige la Iglesia, ahora, en estos momentos?

Si Dios no está en la Cabeza Visible, entonces está el Demonio. O está Dios o está el demonio. Pero no pueden estar los dos, al mismo tiempo.

El hecho de que Dios se retire de la Cabeza Visible, supone que la Silla de Pedro es sólo instrumento del demonio. Ya no es el Trono de Dios, en el cual Dios va guiando a Su Pueblo hacia la Tierra Prometida.

Si el Papa abandonó a Dios en su Pontificado, entonces Dios se aleja de la Silla de Pedro, pero no de Su Iglesia.

Por eso, no hay que conformarse con lo que tenemos. Porque ése es otro pecado.

No hay qué decir: bueno, el Papa pecó y renunció al Pontificado. ¿Qué culpa tienen los demás? La vida continúa. La vida de la Iglesia debe seguir. Hay que conformarse con quien está ahora como Papa. Es un remiendo. Es una buena persona. Dios también quiere eso en su Providencia.

Esta es la falsedad que se oye cuando no se comprende la Verdad de lo que ha sucedido.

Para quien vive de Fe, eso que ve en la Iglesia es un problema para la vida espiritual, un problema para la Fe de la Iglesia.

Si no hay Cabeza, no se puede seguir a cualquiera que se ponga como cabeza. No podemos conformarnos con el pecado de la mayoría. Hay que preguntar al Señor: ¿qué tenemos que hacer, ahora, en la Iglesia para seguir siendo la Iglesia de Cristo, la Iglesia que Cristo fundó y que no se apoya en ningún pensamiento humano?

Esta es la pregunta que nadie se hace porque todo el mundo se ha conformado con lo que está pasando. Nadie busca la Verdad de la Iglesia. Nadie lucha por esa Verdad. Todos, en la Iglesia, luchan por sus verdades, por sus intereses personales, pero no por la Vida Divina de la Iglesia.

La Silla de Pedro ahora es del demonio. Y esto no se ha meditado. Esta consecuencia es lo más trágico que le puede pasar a la Iglesia.

Porque el demonio ha atacado de muchas maneras a la Iglesia durante siglos, pero nunca se había acercado a la Cabeza para sentarse en Ella.

Y es lo que ha conseguido. Ahora, puede atacar la Iglesia en la Cabeza y desde la Cabeza Visible de la Iglesia, que es el Papa.

Este es el triunfo del demonio que es una tragedia espiritual para la Iglesia.

Y no se saben medir las consecuencias de este triunfo del demonio en la Silla de Pedro.

Y las almas no han contemplado la acción del demonio en el nuevo Pontífice que los hombres han dado a la Iglesia.

Desde el principio de su falso Pontificado se ha preocupado de rebajar el Pontificado a lo humano, de quitar signos externos y de hacer al Papa más humano, más atractivo, más del mundo, más preocupado por los problemas del mundo y del hombre. No se ha preocupado por señalar el camino del Cielo a las almas y a la Iglesia, sino el camino de los hombres y del mundo.

No se ha sentado en la Silla de Pedro para aprender a ser Papa siguiendo al Espíritu. Sino para imponer su idea de cómo debe ser un Papa en la Iglesia. Esa es su primera soberbia: presentarse humilde en lo exterior para ganarse a la gente y así darles a las almas lo que él quiere de la Iglesia.

Desde el principio ha querido dar a unos y a otros lo que ellos le han pedido, para así ser amigos de todos. Dar a los que viven de Fe, lo propio de la Fe. Y dar a los que viven de su vida humana y del pecado lo que ellos quieren oír: palabras de amor humano, sentimientos de amor humano, calor humano, para así llegar a todos y dar a entender a los hombres que Dios está con todos, que Dios ama a todos, que Dios se ha hecho hombre para que el hombre sea más hombre. Hay que imitar la humanidad de Cristo, hay que ser hombres, pensar como hombres, obrar como hombres, preocuparse por los asuntos de los hombres. Esto es lo que se predica desde la Silla de Pedro: un Dios humano, que pone al hombre un camino humano, pero que no le enseña el camino divino, el camino del Cielo, que es el camino del despojo de todo lo humano. Todos somos santos y justos: esa es la predicación de ese falso Profeta. Ahora, hay que trabajar en la Iglesia por los hombres, para que los hombres sean felices en su vida humana.

Por eso, este falso Papa está lleno de su filosofía de la vida, de la Teología de la liberación, de su visión comunista y socialista del hombre y de la Iglesia. Pero no está lleno del Espíritu Santo. Dios no puede guiar a un sacerdote que no sabe lo que es la vida espiritual de su sacerdocio y que pone como ejemplo de su Pontificado el espíritu de san Francisco, sin saber lo que es ese espíritu, las exigencias de ese espíritu en el alma y en la Iglesia.

Desde el principio de su falso Pontificado, sus homilias, sus discursos, todo lo que ha hablado a la Iglesia ha sido sin Espíritu. No se siente la moción del Espíritu en lo que habla. Sus palabras no llenan el corazón, sólo producen un vacío, porque se habla a la mente para conquistar la mente de los hombres. Habla palabras humanas, concertadas, muy bonitas, pero no da el Espíritu. Y, por eso, ha caído en varios errores en aquello que ha dicho en sus homilías. Errores que son comunes en aquellos sacerdotes que no viven su sacerdocio como lo quiere el Espíritu, sino que hacen de su sacerdocio un lugar para investigar los Misterios de Dios y de la Iglesia.

Todos pueden comprobar lo que dice este falso Profeta. Todos pueden discernir lo que está hablando. Todos pueden ver hacia dónde lleva la nave de la Iglesia: hacia una Iglesia que sólo se interesa por las causas sociales, por las causas materiales de los hombres. Una Iglesia que pone el camino en el esfuerzo humano, en la inteligencia de los hombres, en los poderes de los hombres. Que trata por todos los medios de acoger a todos, pero no de enseñar el pecado, cómo quitar el pecado, cómo luchar contra el pecado. Se acogen a los homosexuales diciendo que Dios los ama. Y no se enseña al homosexual a quitar su pecado para que Dios lo empiece a amar. No se le enseña a llamar a su vida homosexual vida de pecado. No se quiere herir la sensibilidad de las personas y, entonces, se presenta un amor de Dios falsificado, errado, porque está concebido en la mente de los hombres, en los sentimientos de los hombres, en cómo los hombres ven a los hombres. Y prefieren callar el pecado de los hombres para tener a los hombres a su lado.

Esto es lo que está presentando ese falso Profeta, que es débil en el Pontificado que tiene. Y, por eso, sus días están contados. Es un hombre bueno, necesario para abrir en la Iglesia el pozo de la maldad. Un hombre que quiere contentar a todos, pero que no es capaz de ir en contra de nada sagrado de la Iglesia. No tiene esa fuerza. Todavía tiene el respeto por lo sagrado. Por eso, cometerá su pecado. Y se irá, como ha venido, para dejar su puesto a otra persona que tenga más poder en la Iglesia para destrozarla como quiere el demonio.

Si Dios no está en la Cabeza Visible de la Iglesia, entonces está el demonio. Y, por tanto, hay que esperar desastres en la Iglesia por la Cabeza Visible. Y no hay que esperar nada bueno. Que los hombres se preparen para lo peor en la Iglesia.

Y hay que pedirle a Dios: ¿cómo se está en la Iglesia con un demonio de Cabeza? ¿Cómo se es Iglesia, ahora, que los poderes del Infierno la guían hacia el infierno en Su Cabeza Visible?

Porque hay que seguir en la Iglesia. No hay que irse de la Iglesia. Pero hay que estar en la Iglesia siguiendo al Espíritu de Cristo, no siguiendo los pensamientos de los hombres. Hay que enfrentarse a ese falso Profeta, que no es Papa por Voluntad de Dios, sino por aclamación de los hombres, por soberbia de los hombres, por la maldad de los hombres.

Glosario

Misa espiritual

Benedictus PP. XVI

Allí donde está Pedro, allí está la Iglesia, allí se encuentra a Dios

Allí donde está Pedro, allí está la Iglesia, allí se encuentra a Dios

Santuario de Fátima

Fátima en directo

Jesús, en Vos confío

A %d blogueros les gusta esto: