Lumen Mariae

Inicio » Anticristo » Juan Pablo II: el último Papa

Juan Pablo II: el último Papa

Virgen de Guadalupe

Corazón de Jesús

El Gran Milagro

Infiltración en la Iglesia

El Reino de la Paz

juanpabloii

Las profecías de la Virgen María sobre la Iglesia son muy variadas, pero siempre tocando un punto esencial: la falta de fe de la Iglesia.

El problema de la Iglesia radica en su falta de fe, porque tiene todo lo que se necesita para obrar lo divino en un mundo que es un infierno.

Pero no lo hace porque no cree y quiere resolver los problemas de los hombres por caminos humanos y dando solución humana a cuestiones espirituales.

Por eso, la Iglesia vive en la oscuridad en cuanto a lo que se le viene encima.

La Virgen ha sido clara en todos sus mensajes: ya no hay tiempo. El tiempo ha concluido. Ya estamos viviendo el Tiempo del Fin. Un Tiempo en que deben darse muchas cosas, pero que debe ser claro para las almas que creen en la Palabra de Dios.

Reina la confusión en todas partes y todos siguen lo que los hombres dicen en la Iglesia. Pero muy pocos siguen lo que Dios dice a través de Sus Profetas.

La Iglesia ha apagado la Lámpara de la Profecía, porque ha apagado el Espíritu. Y, por tanto, ya no puede enseñar la verdad, que está en Dios, sino que se dedica a enseñar las verdades que nacen de las mentes de los hombres. Y no sabe salir de esas verdades.

Por eso, hoy no se cree que el Papa que está ahora sentado en el Trono de Pedro, en la Catedra de Cristo, en la Majestad de la Gloria, no es un Papa que Dios ha elegido, sino uno que los hombres han elegido.

Para entender esta verdad, hay que ir a las profecías de la Virgen sobre el Papado. Después de Juan XXXIII, sólo quedan tres Papas. Son cuatro, pero uno no cuenta. Después de eso, viene el Fin de los Tiempos.

Por tanto, con la muerte de Juan Pablo II, se acaba un tiempo en la Iglesia e se inicia otro muy distinto.

Benedicto XVI fue elegido por Dios, pero él tomó la decisión de abdicar de su gobierno, de salir de la Elección Divina. Y eso supone un tremendo caos en la Iglesia, porque nadie se puede atribuir, para sí mismo, la Elección de Dios. Y nadie puede decidir sobre esa Elección. Benedicto XVI debería haber estado en esa Elección hasta la muerte y, por su soberbia, decidió lavarse las manos en la Iglesia. Fue un Papa que se opuso al Espíritu en su Elección y eso ha costado caro a la misma Iglesia.

Benedicto XVI fue un Papa que no supo discernir su Elección Divina y, por eso, hizo de su cargo un negocio para la Iglesia. Si el Papa tiene el derecho de dejar una vocación divina por una razón sólo humana, como fue su enfermedad, entonces, el sucesor de ese Papa también tiene el derecho de irse cuando quiera. Y eso supone una puerta abierta al Anticristo.

Benedicto XVI tuvo miedo de los hombres en la Iglesia y escogió la puerta más fácil: renunciar. Tenía que haber luchado por la Cabeza de la Iglesia. Y no lo hizo. Sigue luchando por su sacerdocio, pero él fue llamado por Dios para un oficio en la Iglesia y el más importante en la Iglesia. E hizo de ese llamado un saco roto a la Iglesia.

Quien se sienta ahora en el Trono de la Iglesia no ha sido elegido por el Espíritu, porque el Papa anterior a él se opuso al Espíritu en el oficio de poner una Cabeza en la Iglesia. Es el Espíritu el que decide quién poner, y es el Espíritu el que decide hasta cuándo se está en ese cargo como Cabeza de la Iglesia. Y el Papa que quiera decidir su destino en la Iglesia, al margen de la Voluntad del Espíritu, está diciendo que los hombres pueden decidir en poner y quitar la Cabeza de la Iglesia.

Es lo que pasó con Benedicto XVI: hizo lo que ningún Papa se atrevió a hacer en la Iglesia. Y eso produce que el Espíritu se retire de la Cabeza de la Iglesia y su sucesor, es sólo un Papa que los hombres han elegido.

Dios da a Su Iglesia lo que los hombres quieren. Ellos han querido un Papa humano. Y eso es lo que tienen: un falso Profeta, que actúa como Papa. Dios se reserva el Tiempo de poner en la Cabeza de Su Iglesia el Papa que no vaya contra el Espíritu y que haga de la Iglesia la Obra del Espíritu.

Con Benedicto XVI comenzó el Final de los Tiempos. No fue un Papa completo, fue un Papa para un tiempo. Es el Papa que la Virgen dijo que no cuenta, como señaló a Conchita, porque renunció a la Elección de Dios sobre su Pontificado. El Poder Divino quedó obsolete en el gobierno de la Iglesia. No cuenta como Papa, no sirve como modelo de Papa. Por eso, el Papado se acaba con Benedicto XVI, que aún fue Elegido por Dios como Cabeza de la Iglesia, pero que renunció a esa Elección por su capricho humano, no por Voluntad Divina.

El último Papa verdadero fue Juan Pablo II, que dio a la Iglesia un tiempo de Paz en el Espíritu y que, gracias a su fe, la Iglesia pudo caminar hacia la Voluntad de Dios.

Y el Papa que está ahora en la Cabeza de la Iglesia no es elegido por Dios. Es un Papa, el actual, que pretende mostrar a los hombres, que él es una buena persona y que todos en la Iglesia somos buenos y santos y que, por eso, Dios está contento con los hombres.

Es un Papa que abre las puertas para que entre el Anticristo. Por eso, después de él, ya nadie se sentará en la Cátedra de Pedro, porque estará vacía y llena de la presencia del demonio.


5 comentarios

  1. Claudia dice:

    Quiero compartir con ustedes un sueno ( q mas bien pareció un mensaje) q tuve hace unos 4 años atrás . Me encontraba en una ciudad q me pareció Roma, (Vaticano) por sus columnas enormes, y había una gran revuelta, todos estábamos confundidos, y parecía haber caos y guerra. Yo estaba desesperada porque no lograba llegar al otro lado de donde estaba para buscar a mis niños . Y en una silla con una mesa se encontraba sentado BXVI, y todos lo mirábamos como expectantes. Y el solo decía no me miren a mi, MÍRENLO A EL, MÍRENLO A EL , como hagan lo q el diga. Y cuando volteo a ver de quien habla vi a JPII sentado en un trono Papal… Creo q ahora en este tiempo me doy cuenta q tal vez Dios si quiso hablarme a través de este sueno . Bendiciones…

  2. Juan Pablo dice:

    Yo no dije que Juan Pablo I no cumpliera su misión ni que no fuera papa verdadero. Incluso coincido en que es lo más probable que haya sido asesinado. Los que lo conocieron dicen que era un santo. Por algo será. También a Juan Pablo II (que casi lo asesinan) lo presionaron para que renunciara por sus enfermedades y esos, siempre se dieron contra la pared. Hasta su muerte. Lo que digo, y solamente ateniéndome al texto del link que supongo verdadero, la Sma. Virgen le dice a Conchita que a uno no lo tenía en cuenta porque “gobernaría por muy corto tiempo”. De ahí no se deduce que haya querido decir: “porque no cumplió su misión”. Si hubiera querido decir eso, lo hubiera dicho así.

    • josephmaryam dice:

      Ese gobernar por muy poco tiempo no se refiere a los 33 días de Juan Pablo I, sino a Benedicto XVI. Benedicto XVI no cuenta porque dejó de ser Papa y todavía no ha cumplido su misión. Cuando la cumpla, entonces gobernará por muy corto tiempo. Ser Papa es para una misión. Y hasta que no se cumpla la misión, no se cuenta su gobierno. El gobierno de Benedicto XVI, lo que hizo hasta su renuncia, no cuenta para Dios. Cuenta para los hombres. La Virgen no cuenta a Benedicto XVI porque renuncio al Papado, sin embargo tiene todavía que reinar, a pesar de que no es Papa, de que ha renunciado como Papa, de que no cuenta como Papa. Dios le da a Benedicto xVI un camino de salvación en su pecado y, entonces, Benedicto xVI hace en ese tiempo lo que el Señor le dice en la Iglesia. Lo hace como Papa, pero sin la realeza del Papado. No cuenta como Papa. Sólo cuenta porque tiene que hacer eso para salvarse. Esa profecía todavía no se ha cumplido. Y queda ver si Benedicto XVI se redime de su pecado para que esa profecía se cumpla.

  3. Juan Pablo dice:

    Me parece que de acuerdo al link “no cuenta” del artículo que remite a Conchita de Garabandal, mucho más coincide el “papa que no cuenta” con Juan Pablo I que con Benedicto XVI. Es muy antojadizo identificarlo con Benedicto porque ahí dice que no contaba porque gobernaría por muy poco tiempo y quien gobernó por muy poco tiempo fue Juan Pablo I (33 días si no recuerdo) y no Benedicto que estuvo 8 años no parece para nada un corto tiempo. O sea que cuando murió Juan XXIII vinieron Pablo Vi, Juan Pablo I, Juan Pablo II, Benedicto XVI, son 4 menos JPI, son 3.

    • josephmaryam dice:

      El Papa que no cuenta no se refiere a Juan Pablo I, sino a Benedicto XVI. No cuenta, para la Virgen, no significa período de tiempo, sino misión no cumplida. Juan Pablo I cumplió su misión en 33 días, porque murió. Se es Papa hasta la muerte. Benedicto XVI no cumplió su misión, porque renunció a ser Papa. Por eso, no cuenta. No quiso seguir siendo Papa. A Juan Pablo I lo mataron porque quiso seguir siendo Papa. La misión de ser Papa es desde que es elegido hasta que muere. No importa que su reinado durara 33 días. Esos treinta y tres días son un signo de Dios que ese Papa era verdadero, aunque los hombres lo quitaran de en medio. Se es Papa para algo que Dios quiere. Si los hombres no entienden la corta duración de un Papa y juzgan que, por esa corta duración, el Papado de Juan Pablo I no cuenta, se equivocan. Hay que estudiar a la luz del Espíritu la misión de Juan Pablo I, aunque para la Iglesia no hiera nada. Pero él hizo la Voluntad de Dios y eso vale, eso cuenta para ser Papa verdadero.

Los comentarios están cerrados.

Glosario

Misa espiritual

Benedictus PP. XVI

Allí donde está Pedro, allí está la Iglesia, allí se encuentra a Dios

Allí donde está Pedro, allí está la Iglesia, allí se encuentra a Dios

Santuario de Fátima

Fátima en directo

Jesús, en Vos confío

A %d blogueros les gusta esto: