Virgen de Guadalupe

Santa Faz

Imitación de Cristo – Libro 1

Imitación de Cristo – Libro 2 – Avisos para la dirección interior

Imitación de Cristo – Libro 4 : Del Santísimo Sacramento

Entradas

Las batallitas de Bergoglio en la ONU (I)


San_Benito_(El_Greco)

Bergoglio ha ido a la ONU a contar sus batallitas a los hombres que quieren escuchar algo para dormirse pronto. Es de esta manera, cómo hay que calibrar este discurso. Un discurso de un viejo con ideas viejas, que ya en la ONU nadie sigue, a nadie le interesa, porque ellos se mueven por la idea masónica del poder, no por la idea comunista del hombre.

Bergoglio no se apoya ni en el Magisterio de la Iglesia, ni en el Evangelio ni en la Tradición católica, sino sólo en su mente, que es el de un hombre desquiciado.

Bergoglio hace referencia al «espíritu de sus Padres fundadores», da un «mensaje de aliento para volver a la firme convicción de los Padres fundadores de la Unión Europea, los cuales deseaban un futuro basado en la capacidad de trabajar juntos para superar las divisiones, favoreciendo la paz y la comunión entre todos los pueblos del Continente» (ver texto). El Patrono de Europa es San Benito, olvidado por este demonio. San Benito es el pasado de la cristiandad que ya no cuenta para la Europa masónica. San Benito deseaba que la verdad del Evangelio fuera obedecido por los hombres. Para eso puso su regla monástica, para que los hombres la copiaran, la imitaran en sus vidas humanas.

«Es necesario recordar una vez más aquel principio peculiar de la doctrina cristiana: los bienes de este mundo están originariamente destinados a todos. El derecho a la propiedad privada es válido y necesario, pero no anula el valor de tal principio. En efecto, sobre ella grava una hipoteca social, es decir, posee como cualidad intrínseca, una función social fundada y justificada precisamente sobre el principio del destino universal de los bienes» (Juan Pablo II – Sollicitudo rei sociales).

Esto es lo que enseña un auténtico Papa sobre la economía.

El hombre tiene derecho a la propiedad privada, pero este derecho no es absoluto, porque los bienes de este mundo son del Creador. No son de los hombres.

Muchos luchan por lo bienes comunes como algo propio al hombre. Y es una mentira. No hay que buscar los bienes comunes: hay que usar los bienes creados en la Voluntad de Dios. Y sólo de esa manera, el bien común llega a todos los hombres.

Siempre el problema del bien común es porque los hombres se apegan a los bienes que no son suyos, que son de Dios.

Por eso, nace el capitalismo y el marxismo: un capitalismo sin normas éticas ni morales; y un marxismo sin la verdad del Evangelio, que lucha sólo por los bienes comunes como si fuera propios del hombre y que otros se han apoderado.

Unos se acaparan las riquezas de este mundo, que no les pertenece: es el culto al dinero;

Otros luchan por las riquezas que otros se acaparan, y que tampoco les pertenece: es el culto al hombre.

Pero ninguno se desprende de los bienes creados para usarlos convenientemente, según la ley de Dios: ninguno de ellos da culto a Dios, quitando el pecado y los apegos a la vida.

Y, por eso, los dos sistemas producen muchos males en la sociedad.

Así habla un marxista, como Bergoglio: «cada ser humano está unido a un contexto social, en el cual sus derechos y deberes están conectados a los de los demás y al bien común de la sociedad misma» (ver texto).

El hombre está unido a una sociedad, a una forma de vida social. En consecuencia, tiene derechos y deberes con los demás.

En este planteamiento marxista, en esta ideología, es el hombre el centro del problema, de la vida, de las obras, de las ideas humanas.

Y su error es éste: ningún hombre está unido a otro por su contexto social. Esto es sólo una frase bella, pero vacía de contenido, vacía de verdad.

Dios no crea al alma para que viva unida a los hombres. Dios crea al alma para que se una a Él. Y sin está unión, si el alma no busca en su vida la unión con Dios, entonces cuando se une a los hombres, de cualquier manera que se obre esta unión, es siempre falsedad, un error, una división en su vida.

Ningún hombre se une a un contexto social: el hombre vive en una familia, en una sociedad, en un grupo social. Vive, pero puede unirse o no a ese ambiente social.

Hay que estar en el mundo, pero no ser del mundo: hay que vivir en el mundo, pero no unido al mundo, no unido a un contexto social. Quien lo haga, peca contra Dios y contra los hombres. No se peca cuando se da a los hombres, en la sociedad, en la familia, en el grupo social, la Voluntad de Dios.

Por eso, Bergoglio lucha por su ideología marxista, pero no lucha por la verdad del Evangelio, no lucha por Cristo, sólo lucha por sus pobres, por el hombre, por el “evangelio” que hace feliz a los hombres, que da alegría a los cuerpos humanos, a sus vidas. Bergoglio propone el camino ancho, en la vida humana, que lleva al infierno al alma. Bergoglio va buscando la cultura del hombre, de los derechos del hombre, pero no busca la Voluntad de Dios en la sociedad humana. No pone la ley Eterna en el contexto social, en la familia, sino su idea marxista:

«Considero por esto que es vital profundizar hoy en una cultura de los derechos humanos que pueda unir sabiamente la dimensión individual, o mejor, personal, con la del bien común, con ese «todos nosotros» formado por individuos, familias y grupos intermedios que se unen en comunidad social. En efecto, si el derecho de cada uno no está armónicamente ordenado al bien más grande, termina por concebirse sin limitaciones y, consecuentemente, se transforma en fuente de conflictos y de violencias».

El hombre busca una unión entre lo individual y lo comunitario; pero lo busca al margen del Evangelio, al margen de la doctrina social de la Iglesia. Bergoglio impulsa que el derecho de cada uno se ordene al bien de todos. Y esto es una barbaridad: «si el derecho de cada uno no está armónicamente ordenado al bien más grande».

El fin del hombre es ordenarse a Dios. Y sólo a Dios. Pero el fin del hombre no es unirse a los bienes de Dios, a los bienes de la Creación, aunque sea el más grande bien para toda la humanidad. Cristo no murió por el bien más grande del hombre, del mundo, de la creación. Cristo murió por el bien de la Voluntad de Dios sobre el mundo, sobre el hombre y sobre la creación.

Bergoglio ya no recuerda que, al ser el fin del hombre la unión con Dios, entonces el hombre tiene que usar los bienes creados convenientemente, sin el pecado, sin los apegos, para llegar a ese fin. Esto es lo que anula Bergoglio en todo su discurso.

Para Bergoglio sólo hay un pecado: el social, el de la mente del hombre: como los hombres no piensan bien las cosas para poner sus derechos individuales en servicio a los demás, en armonía con los derechos de los demás, entonces vienen los conflictos, las violencias. Esto es lo que llaman la conciencia de la humanidad, que los falsos profetas, como Luz de María, predican constantemente. Es la conciencia “crística”, que es buscar esta armonía que dice aquí este demonio encarnado.

Y, entonces Bergoglio comienza a contar sus batallitas:

«Una de las enfermedades que veo más extendidas hoy en Europa es la soledad, propia de quien no tiene lazo alguno. Se ve particularmente en los ancianos, a menudo abandonados a su destino, como también en los jóvenes sin puntos de referencia y de oportunidades para el futuro; se ve igualmente en los numerosos pobres que pueblan nuestras ciudades y en los ojos perdidos de los inmigrantes que han venido aquí en busca de un futuro mejor».

Bergoglio comienza a llorar por sus ancianos, que están tan solos, tan abandonados…; derrama lágrimas por los jóvenes que no tienen trabajo, que han perdida el punto de referencia, pero no las ganas de pasárselo bien en la vida; este punto lo calla Bergoglio…Y hay que conseguir que todo el mundo tenga dinero para que la vida sea felicidad para todos…; clama por sus malditos pobres, que tienen los estómagos vacíos de comida, y sus almas negras para el infierno…; y es un político más que quiere resolver los problemas de la inmigración…El futuro del hombre: el Paraíso en la tierra, el nuevo orden mundial…

¡Qué llorón es este hombre por la vida de los hombres! Y no sabe decir, como todos los Paaas han proclamado:

«la Iglesia no propone sistemas o programas económicos y políticos, ni manifiesta preferencias por unos o por otros, con tal de que la dignidad del hombre sea debidamente respetada y promovida, y ella goce del espacio necesario para ejercer su ministerio en el mundo». ((Juan Pablo II- Centesimus annus, n. 43)

Bergoglio: ¿a qué vas a la ONU? ¿A proponer tu sistema comunista?

¿Para qué dices? «Al dirigirme hoy a ustedes desde mi vocación de Pastor». Esto es una gran mentira, porque no hablas como Pastor de las ovejas, no hablas como Vicario de Cristo, no eres la Voz de la Verdad en un mundo sin Verdad, sino que hablas como un lobo que destrozas la vida espiritual de las ovejas con tu inútil verborrea humana, hablas como un loco, que ha perdido el juicio, porque no luchas por la gloria de Dios en este mundo, sino por la gloria de los hombres.

Es necesario escuchar las palabras de un Papa con una cabeza bien puesta:

«La Iglesia no tiene modelos para proponer. Los modelos reales y verdaderamente eficaces pueden nacer solamente de las diversas situaciones históricas, gracias al esfuerzo de todos los responsables que afronten los problemas concretos en todos sus aspectos sociales, económicos, políticos y culturales que se relacionan entre sí. Para este objetivo la Iglesia ofrece, como orientación ideal e indispensable, la propia doctrina social, la cual —como queda dicho— reconoce la positividad del mercado y de la empresa, pero al mismo tiempo indica que éstos han de estar orientados hacia el bien común. Esta doctrina reconoce también la legitimidad de los esfuerzos de los trabajadores por conseguir el pleno respeto de su dignidad y espacios más amplios de participación en la vida de la empresa, de manera que, aun trabajando juntamente con otros y bajo la dirección de otros, puedan considerar en cierto sentido que «trabajan en algo propio», al ejercitar su inteligencia y libertad». (Juan Pablo II- Centesimus annus, n. 43)

La Iglesia no propone modelos, no llora por los hombres, sino que se dedica a salvar almas, a poner un camino de salvación y de santificación a todo el mundo. Pero Bergoglio no está por esta labor.

Una vez que ha llorado por su maldita humanidad, viene la lucha de clases:

«Esta soledad se ha agudizado por la crisis económica, cuyos efectos perduran todavía con consecuencias dramáticas desde el punto de vista social. Se puede constatar que, en el curso de los últimos años, junto al proceso de ampliación de la Unión Europea, ha ido creciendo la desconfianza de los ciudadanos respecto a instituciones consideradas distantes, dedicadas a establecer reglas que se sienten lejanas de la sensibilidad de cada pueblo, e incluso dañinas».

Hay grupos sociales que establecen reglas que van en contra de los pobres, de los ancianos, de los inmigrantes. Es clara su teología de la liberación: siempre en contra de las reglas por vivir sólo en la opción de los pobres, en el culto a la vida de los hombres.

Y hay que recordar a Bergoglio lo que dijo Juan Pablo II:

«¿Se puede decir quizá, que después del fracaso del comunismo, el sistema vencedor sea el capitalismo, y que hacia él estén dirigidos los esfuerzos de los países que traten de reconstruir su economía y su sociedad? ¿Es quizá éste el modelo que es necesario proponer a los países del Tercer Mundo, que buscan la vía del progreso económico y civil?» (Juan Pablo II- Centesimus annus, n. 42)

Y el Papa respondía:

«Si por «capitalismo» se entiende un sistema económico que reconoce el papel fundamental y positivo de la empresa, del mercado, de la propiedad privada y de la consiguiente responsabilidad para con los medios de producción, de la libre creatividad humana en el sector de la economía, la respuesta ciertamente es positiva, aunque quizá sería más apropiado hablar de «economía de empresa», «economía de mercado», o simplemente de «economía libre»» (Ib.)

Juan Pablo II dijo sí al capitalismo, pero era contrario a un capitalismo sin reglas; pero Bergoglio es contrario a todo aquel que ponga reglas y que no beneficie a sus pobres.: es un no al capitalismo y un sí al marxismo.

Y Juan Pablo II enseña: «La solución marxista ha fracasado» (Ib.); pero Bergoglio no sigue el Magisterio de la Iglesia, la doctrina social de los Papas, sino su ideología marxista:

«los grandes ideales que han inspirado Europa parecen haber perdido fuerza de atracción, en favor de los tecnicismos burocráticos de sus instituciones. A eso se asocian algunos estilos de vida un tanto egoístas, caracterizados por una opulencia insostenible y a menudo indiferente respecto al mundo circunstante, y sobre todo a los más pobres. Se constata amargamente el predominio de las cuestiones técnicas y económicas en el centro del debate político, en detrimento de una orientación antropológica auténtica. El ser humano corre el riesgo de ser reducido a un mero engranaje de un mecanismo que lo trata como un simple bien de consumo para ser utilizado, de modo que – lamentablemente lo percibimos a menudo –, cuando la vida ya no sirve a dicho mecanismo se la descarta sin tantos reparos, como en el caso de los enfermos terminales, de los ancianos abandonados y sin atenciones, o de los niños asesinados antes de nacer».

Es siempre su lenguaje: el descarte, la cultura del descarte. Palabras tan maravillosas como huecas. Es su lucha de clases. A Bergoglio no le interesa decir que el capitalismo es malo porque tiene malas reglas y, por tanto, tiene que cambiar sus reglas. Esto no lo puede decir; y tampoco lo sabe decir.

Bergoglio contraataca a esos estilos de vida, opulentos, egoístas, porque no aman a los pobres. Éste es el punto de su comunismo.

Hay que atacar al capitalista porque no ama a Dios en su economía. Y, entonces, se le hace un bien al capitalismo, se le da luz sobre su equivocación.

Pero Bergoglio contrapone al sistema capitalista su sistema marxista, que también ya ha fracasado.

El dinero no es malo porque se niega a los pobres. El dinero es malo porque no se usa en la Voluntad de Dios, se usa en el pecado, en el apego a la vida, en el orgullo de la razón humana.

La ciencia y la técnica es mala por lo mismo: no porque no se ponga en servicio de los ancianos, niños, etc., se hace buena, sino porque el hombre la usa en contra de la Voluntad de Dios. Esta es la maldad de la ciencia humana, de su técnica: el pecado del hombre en el uso de la ciencia. Es el hombre el que peca; es el hombre el que lleva al pecado cuando usa la ciencia para su pecado, en su provecho.

En el discurso de Bergoglio, Dios, la Voluntad de Dios, el pecado de los hombres, sus apegos a la vida, no aparecen nunca. Sólo aparece su opción por los pobres, su ideología marxista. Y ahí se queda, dando vueltas y vueltas, siempre a lo mismo: su mismo cuento, su misma fábula, su misma batallita. Y esa batallita ya es vieja, es la del marxismo de los años 60. Hoy el nuevo marxista no va por ese camino, sino por el dominio de los pueblos.

Bergoglio es un viejo que sólo cuenta sus batallas. Y ya cansa a todo el mundo. Ya apesta Bergoglio cuando habla:

«Ustedes, en su vocación de parlamentarios, están llamados también a una gran misión, aunque pueda parecer inútil: Preocuparse de la fragilidad de los pueblos y de las personas. Cuidar la fragilidad quiere decir fuerza y ternura, lucha y fecundidad, en medio de un modelo funcionalista y privatista que conduce inexorablemente a la «cultura del descarte». Cuidar de la fragilidad de las personas y de los pueblos significa proteger la memoria y la esperanza; significa hacerse cargo del presente en su situación más marginal y angustiante, y ser capaz de dotarlo de dignidad».

Este es el tufillo comunista de este hombre.

Los pueblos no son frágiles, ni tampoco las personas. No hay que besar a los hombres, no hay que darles un abrazo, un cariño, una oportunidad en la vida. Hay que marcarles el camino de la santidad, de la Voluntad de Dios. Hay que enseñar a los hombres a formar su conciencia moral, no hablar de conciencia de la humanidad, de la preocupación por la vida de los hombres.

Bergoglio sólo está en su falsa misericordia: todos somos buenos. Hay que ayudarnos unos a otros, hay que respetarnos, hay que ser felices haciendo el bien, para no producir la cultura del descarte. Palabras tan bonitas y tan cursis. Tan del demonio. No es el bien humano lo que impide el pecado entre los hombres. No son las obras de los hombres lo que salvan de la ruina a las sociedades. Es el obrar lo divino en lo humano lo que da valor a la sociedad, a las familias, al mundo entero. Obrar lo divino, que sólo se puede hacer de la mano de Dios, en el Camino, que es Cristo mismo.

Pero Bergoglio da vueltas a su ideología: es que este mundo vive en el «modelo funcionalista y privatista que conduce inexorablemente a la “cultura del descarte”». Es siempre lo mismo: opción por los pobres, lucha de clases, fuera la propiedad privada, viva el bien común…

Y hace gala de su acto de fe, su memoria fundante: hay que« proteger la memoria…hacerse cargo del presente….ser capaz de dotarlo de dignidad». Esta es su herejía, que ya expuso en su “lumen fidei”, un escrito para quemar, para olvidar, eje de su pensamiento maquiavélico.

Después de llorar por la humanidad, ahora viene su ídolo:

«deseo afirmar la centralidad de la persona humana, que de otro modo estaría en manos de las modas y poderes del momento»: el hombre, el centro del Universo, de la historia, de los problemas.

«El hombre es el rey del universo»: esto ya lo predicó en su nueva iglesia. Es su idea eje; es su culto, es su adoración: ser hombre, vivir como hombre, obrar como hombre, pensar como hombre, mirar al hombre. Pone su imagen:

«Uno de los más célebres frescos de Rafael que se encuentra en el Vaticano representa la Escuela de Atenas. En el centro están Platón y Aristóteles. El primero con el dedo apunta hacia lo alto, hacia el mundo de las ideas, podríamos decir hacia el cielo; el segundo tiende la mano hacia delante, hacia el observador, hacia la tierra, la realidad concreta». El mundo de las ideas platónicas y el mundo de las obras humanas.

Para Bergoglio, Dios es sólo una idea transcendente, pero no una realidad: «el cielo indica la apertura a lo trascendente, a Dios… Una Europa que no es capaz de abrirse a la dimensión trascendente de la vida…». Es sólo el lenguaje de Bergoglio: el cielo como apertura a lo trascendente; los pueblos como capacidad de abrirse a lo transcendente. Es un lenguaje florido, ero vacío de la verdad. Porque el cielo es el mismo Dios y el hombre vive siempre para Dios, para el cielo, para lo transcendente, para lo que no es de este mundo. Si el hombre no vive para Dios, entonces los pueblos no viven para Dios, sino sólo para sus ideas de lo transcendente, de lo divino, de lo espiritual, de lo sagrado.

Si los pueblos no viven cumpliendo los mandamientos de Dios, los pueblos buscan sólo el lenguaje de lo transcendente, que es de muchas maneras, porque los camino del demonio, que son todos espirituales, ofrecen a los hombres muchas maneras de vivir en lo “transcendente”. Esta es la falsa espiritualidad de este hombre, su falso misticismo, que agrada a muchos. ¡Qué bonita predicación la de este hombre, dicen muchos! ¡Qué vacía predicación la que tiene este hombre todos los días! ¡Cómo engaña a muchos!

Bergoglio pone la Creación en el hombre, no pone la Creación para ser administrada por el hombre. El hombre no administra; el hombre es dueño de la Creación. Esta es su herejía principal, al negar el dogma del pecado original y a Dios como Creador. La creación, para Bergoglio, es un asunto de la evolución, no de Dios.

Es el hombre el que crea; es la materia la que evoluciona, son las fuerzas cósmicas las que siempre permanecen, las que son poderosas para llevar lo creado hacia su fin, que es un objetivo humano.

El centro: la persona humana. Comienza su idea masónica. Él está hablando a masones.

Lo principal, para Bergoglio, lo que ha hecho el hombre, no el cristianismo. Aquí se carga la Tradición católica:

«En este sentido, considero fundamental no sólo el patrimonio que el cristianismo ha dejado en el pasado para la formación cultural del continente, sino, sobre todo, la contribución que pretende dar hoy y en el futuro para su crecimiento. Dicha contribución no constituye un peligro para la laicidad de los Estados y para la independencia de las instituciones de la Unión, sino que es un enriquecimiento. Nos lo indican los ideales que la han formado desde el principio, como son: la paz, la subsidiariedad, la solidaridad recíproca y un humanismo centrado sobre el respeto de la dignidad de la persona».

El patrimonio cristiano del pasado es eso: pasado. Ahora, ha evolucionado a una cosa mejor: las ideas de paz, de solidaridad, de tolerancia, de dignidad humana. Esto es lo máximo para este loco. El lenguaje humano, la conquista de los hombres con sus pensamientos, su ley de la gradualidad, que «no constituye un peligro para la laicidad de los Estados». Todo el desastre que vemos en los gobiernos de todo el mundo, por poner leyes en contra de la Voluntad de Dios, de la ley Eterna, eso no es nada, eso no es un peligro. Esto es una locura de este hombre. Todas esas leyes inicuas son «un enriquecimiento». Y además dice que lo que vemos son «los ideales que la han formado desde el principio». San Benito: anulado. Sus leyes, sus reglas, que por eso es el patrono de Europa, anulado por el bello lenguaje de este hombre.

Los Estados son sagrados en su laicidad y, por eso, «quisiera renovar la disponibilidad de la Santa Sede y de la Iglesia Católica, a través de la Comisión de las Conferencias Episcopales Europeas (COMECE), para mantener un diálogo provechoso, abierto y trasparente con las instituciones de la Unión Europea».

Y nos preguntamos: ¿qué saldrá del dialogo entre los comunistas y los masones? Los comunistas: la Santa Sede, que ya no es Santa; la Iglesia católica, que ya no es católica: es decir, la nueva falsa iglesia que se levanta en el Vaticano. Y esta bazofia de gente habla con los demonios encarnados de la ONU: tiene que salir un nuevo orden mundial y una nueva iglesia ecuménica para todos.

(Continuará)

Bergoglio: oso blanco


10440747_1500837986864753_4940885807904670667_n

«convertirse no es un acto de voluntad,…es una gracia» (Homilía – 18 de noviembre – L´Osservatore Romano, n. 47, pag 13 y 14).

Así abre su homilía un hombre que no es Papa.

Muchos se preguntan si Bergoglio, siendo Papa, puede ser hereje. Y es una pregunta falsa, porque ningún Papa puede caer en la herejía. Un Papa nunca es hereje, nunca cae en la herejía. Este es el dogma del Papado, que a nadie le importa discernir.

Si Bergoglio dice herejías cada día, entonces, es claro que no es Papa. Clarísimo. Es un falso Papa. Esto es lo que muchos no disciernen. Tienen miedo, y dicen: hay que unirse al Papa Francisco, hay que estar en comunión con él. Este es el gravísimo error de muchos católicos y de muchos teólogos.

Hay que preguntarse: ¿cómo siendo Bergoglio un hereje, la Jerarquía lo ha elegido para ser un falso Papa?¿Qué pasó realmente en ese Cónclave para ser elegido un hereje y ser puesto como lo que no es ni puede ser, Papa? ¿Qué hay detrás de la Jerarquía? ¿Es toda ella verdadera? ¿No habrá una Jerarquía falsa? ¿Son todos santos en la Iglesia para colocar a un hereje como lo que no es? ¿Es eso la santidad en la Iglesia? ¿Queremos este tipo de santidad que no discierne entre la verdad y la mentira? ¿Queremos católicos que no sepan lo que es el pecado de herejía?

Esta es la pregunta: ¿Qué hay detrás de la renuncia del Papa legítimo, Benedicto XVI, que hizo que toda la Iglesia cayera en el gran engaño? ¿Por qué los Cardenales han engañado a toda la Iglesia poniendo un falso Papa? ¿Por qué han dado su consentimiento al gobierno horizontal de Bergoglio? ¿No saben que el gobierno horizontal anula el Papado? Los católicos de a pie ¿saben lo que es la verticalidad en la Iglesia? ¿Saben discernirla de la horizontalidad? ¿Saben que la obediencia a la Jerarquía sólo es posible en el gobierno vertical de un Papa, pero que no se puede dar en el gobierno horizontal de un falso Papa?

Hay tanta gente ignorante de lo que es la Iglesia, de lo que es Pedro, de lo que es la Jerarquía que, después, ante las palabras de Bergoglio sólo saben decir: qué bien habla este hombre, qué sencillez, cómo explica las cosas para que todos entiendan.

«Quita el libre arbitrio, y no habrá que salvar; quita la gracia y no habrá de dónde venga la salvación» (San Bernardo). La conversión es realizada por la gracia de Dios y por la voluntad del hombre. Por las dos. No se puede quitar la voluntad. Esto es lo que enseña la Iglesia:

«ni puede decirse que el hombre mismo no hace nada en absoluto al recibir aquella inspiración, puesto que puede también rechazarla; ni tampoco, sin la gracia de Dios, puede moverse, por su libre voluntad, a ser justo delante de El» (D 797).

No se puede decir que «convertirse no es un acto de la voluntad». Decir esto lleva a poner al hombre en la justicia original: todos somos santos, justos. Ya no hay pecado.

Jesús es el que llama a la puerta del corazón, pero el hombre tiene que abrir esa puerta con su voluntad. No es suficiente la llamada de Dios, la inspiración: hay que aceptarla o rechazarla.

Bergoglio quitó el libre albedrío, la voluntad libre. Por tanto, Bergoglio dice que el hombre está ya salvado. Ya no hay nada que salvar, que el hombre no tiene nada que hacer cuando recibe la gracia, porque ya está salvado. Esto no es el magisterio de la Iglesia. Pero como a los católicos les importa un bledo lo que enseña o no la Iglesia, siguen manteniendo a un impostor como lo que no es, Papa.

Hoy toda la Iglesia quiere a uno que no es Papa: lo está siguiendo, lo está obedeciendo, se ha unido a su mente, está haciendo caso a su doctrina no papal, no magisterial.

Y, después, salen con una payasada: Burke, el 15 de noviembre, en una conferencia sobre el matrimonio «pidió a los fieles católicos que escribiesen al Papa Francisco y a los representantes de la jerarquía en el Sínodo para expresar su opinión contraria a dar la comunión a esas personas» (ver referencia).

Esto no es serio. ¿Por qué quieren pedir a un hereje que no dé la comunión a los malcasados?¿Para qué le van a escribir a una persona que ya da la comunión a los malcasados?¿Por qué quieren perder su tiempo con un hombre que está de acuerdo en destruir la doctrina católica del matrimonio y de la familia? No tiene ningún sentido.

Burke, viendo qué ha pasado en el Sínodo, ha quedado ciego. No sabe oponerse a Bergoglio como falso Papa. Se le está oponiendo como Papa verdadero: he aquí su ceguedad. El fruto: su payasada.

Escribe a Bergoglio y le dices que se vaya a un monasterio para expiar su pecado de usurpar el Trono de Pedro. Esto es lo que hay que escribir. Pero, como en la mente de estos hombres, Bergoglio es Papa, entonces no es hereje. Y si es hereje, hay que callar su herejía.

Los absurdos en que cae toda la Jerarquía para mantener a un hereje como Papa, silenciando su clara herejía. No se ponen en la verdad. Ya nadie escucha la Verdad en la Iglesia. Ya nadie dice la Verdad en la Iglesia.  Están en la Iglesia ocultando la Verdad: Bergoglio no es Papa.

Cuesta decir que Bergoglio no es Papa. Quien lo dice se queda en la calle, sin nada. Y esto es lo que no se quiere perder: la comida para el estómago. Hay que seguir la mente de un hombre, aunque se sepa que su doctrina no es papal.

Una vez que ha dicho esto, Bergoglio habla de cosas insensatas, pero lo principal está aquí:

«“He aquí, Señor, yo doy la mitad de lo que poseo a los pobres, y si he robado a alguien” —mucho— “restituyo cuatro veces más”: esta es una regla de oro. Cuando la conversión llega a los bolsillos, es segura. ¿Cristianos de corazón? Todos. ¿Cristianos de alma? Todos. Pero, ¿cristianos de bolsillos? Pocos».

¿Cuál es la señal de que un alma se ha convertido?

No es aceptar la gracia de la conversión, porque la voluntad no juega ningún papel. No es hacer oración y penitencia, ni cumplir con los mandamientos de Dios. Los que van a misa y dicen sus oraciones, este hombre les llama así: «Es el cristianismo, la espiritualidad de la comodidad».

¿Cumples con la ley de Dios, con la ley de la Iglesia? Entonces eres un católico cómodo. Y, además, es un pecado: «es un estado de pecado: la comodidad espiritual es un estado de pecado». ¡Mayor salvajada no se puede decir en pocas palabras! Se llama comodidad al cumplimiento de la ley de Dios. ¡Gran locura la de este hombre! Y este desatino le lleva a su descalabro: ¿dónde se ve la conversión?:

Es cuando el hombre saca su cartera, enseña sus billetes y los ofrece al que no tiene. Esta es toda la enseñanza de este hombre: «Cuando la conversión llega a los bolsillos, es segura»

Fuera la penitencia, la expiación, fuera el cumplir con la ley de Dios: dame tu dinero para mis pobres. Hagamos una economía para los pobres, para darles dignidad, para quitar el hambre del mundo. Por eso, decía dos días después:

«El hambriento está ahí, en la esquina de la calle, y pide carta de ciudadanía, ser considerado en su condición, recibir una alimentación de base sana. Nos pide dignidad, no limosna» (Conferencia en la FAO – 20 de noviembre del 2104 – L´Osservatore Romano, n. 47, pag 1).

Si la conversión es dar dinero, entonces el problema es el capitalismo, la mala economía de los gobiernos, que no atienden a los pobres, a los hambrientos. Dignidad, no limosna:

«Duele constatar además que la lucha contra el hambre y la desnutrición se ve obstaculizada por la «prioridad del mercado» y por la «preeminencia de la ganancia», que han reducido los alimentos a una mercancía cualquiera, sujeta a especulación, incluso financiera» (Ib.).

Bergoglio sólo lucha por quitar el hambre, pero no lucha para quitar el pecado de avaricia, de usura, de injusticia, de orgullo, que todos los hombres tienen. Y, ¿por qué no lucha? Porque todos los hombres son santos: «convertirse no es un acto de voluntad,…es una gracia». Luego, el pecado «no es una mancha que hay que quitar del alma», sino un problema social, económico, político, cultural, porque los hombres no han aprendido a pensar bien, no han alcanzado la conciencia de la humanidad:

Es que es necesario «escuchar el llamado de esta Conferencia y lo considere una expresión de la común conciencia de la humanidad: dar de comer a los hambrientos para salvar la vida en el planeta» (Conferencia en la FAO – 20 de noviembre del 2104 – L´Osservatore Romano, n. 47, pag 4).

Esta frase es el resumen de su pensamiento:

  1. La común conciencia de la humanidad: idea masónica
  2. Dar de comer a los hambrientos: idea comunista
  3. Salvar la vida en el planeta: idea protestante

Las tres ideas que siempre cabalgan en la mente de Bergoglio. Esto es Bergoglio y no es más que esto. Lo demás, su palabrería, para llenar cuartillas de tonterías todos los días.

Las palabras de Bergoglio van en contra de toda la Sagrada Escritura.

¿Qué necesita el hambriento? Limosna, no dignidad:

«No arrebates al pobre su sostén, no vuelvas tus ojos ante el necesitado» (Eclo 4, 1).

«Pobres siempre tendréis», para que las almas hagan sacrificios por sus pecados. Cristo no luchó por quitar la pobreza ni la miseria ni humana ni material de las personas. Cristo luchó para que las almas se abrieran a la gracia, dieran su voluntad al Plan de Dios sobre cada una de ellas.

¿Por qué el hambriento necesita limosna y no dignidad?

«la limosna libra de la muerte y preserva de caer en las tinieblas , y es un regalo la limosna en la presencia del Altísimo para todos los que la hacen» (Tob 4, 10,11). La limosna libra de caer en el infierno y del purgatorio: expía los pecados. Y es un mérito del alma ante Dios: se consiguen más gracias.

Bergoglio sólo se dedica a su negocio en el Vaticano. Y a nada más. Anula la obra de la Redención con su teología de la liberación. Esto es clarísimo, pero a nadie le interesa decirlo. Todos hacen propaganda a un hereje, a un cismático, a un hombre de negocios en el Vaticano. Se fue a pedir dinero a las FAO; predica que le den dinero en sus homilías. Bergoglio es el hombre del dinero, de la bolsa: es el nuevo Judas.

Bergoglio no es la voz de los católicos; no es el Vicario de Cristo, sino que es el Oso Blanco, ya profetizado:

«Escucha, hija Mía, y repite después de Mí: el Oso Marrón del comunismo, de inclinación roja, buscará devorar al Santo Padre, tu Vicario el Papa, por medio del asesinato, y colocar en la Silla de Pedro una marioneta comunista conocida por todos como el Oso Blanco.  Hija Mía e hijos Míos del mundo, el desastre está por venir en Roma si esto sucede» (Nuestra Señora a Verónica, 18 de Junio, 1991).

Bergoglio: títere comunista, un juguete del comunismo, una cara para despreciar y olvidar.

El oso corresponde a la segunda bestia de Daniel: «Y he aquí que una segunda bestia, semejante a un oso, y que tenía en su boca entre los dientes tres costillas, se estaba a un lado y le dijeron: Levántate a comer mucha carne» (Dn 7, 5).

El segundo reino corresponde al tiempo del Islam, enemigo de la Iglesia. Es una ideología muy simple, con una moral cómoda, que halaga las pasiones del hombre, y con un fanatismo religioso que se apoderó de las masas con suma facilidad. Es una religión que destruye la verdad del alma, de la vida del hombre, con lo que más le gusta el hombre: placer y violencia. Por eso, se difundió rápidamente por toda Europa. Es el oso marrón del comunismo. El islam se inclina a la ideología comunista: se apodera de los bienes privados y los comparte con los demás.

El oso marrón es el que devora con la fuerza, con la propaganda de la guerra.

El oso blanco es el que tritura las almas con la propaganda del comunismo, de la teología de liberación, propia de Bergoglio y su clan masónico, que es una violencia, una dictadura a la Verdad.

Fue devorado Benedicto XVI y fue colocado, en la Silla de Pedro, una marioneta, un juguete, un títere del comunismo.

Títere que ha consolidado en el Vaticano su gobierno horizontal, con el cual anula el Papado en la Iglesia.

Títere que ha tenido un solo objetivo: hacer su negocio, una vez alcanzado el poder.

Eso es para lo que ha vivido Bergoglio, desde que quiso entrar como sacerdote: ha escalado posiciones hasta llegar a lo que él quería. Y él lo sabe.

Ya no es tiempo de presentar las herejías de Bergoglio, porque todo el mundo las ve, aunque todo el mundo las trate de callar. Y quien no las vea, es que sigue soñando despierto con una nueva primavera en la Iglesia.

Es claro lo que es Bergoglio. Él sabe que es un hereje. Toda la Jerarquía sabe que es un hereje. Los fieles saben que es un hereje. Sus más íntimos amigos saben que es un hereje.

¿Cómo hay que luchar, ahora, en la Iglesia?

Huyendo de las parroquias, de las capillas, de la Jerarquía falsa. Huyendo.

Se ha cumplido un tiempo: el tiempo para discernir lo que sucede en la Iglesia. Ellos, los malos, los herejes contumaces, van a levantar su falsa iglesia. Van a cambiarlo todo. Y ya no van a escuchar a nadie: o estás con un hereje o no lo estás. O haces comunión con la mente de un hereje o no haces comunión, te vas a tu casa.

Los sacerdotes están pidiendo a la gente que no vea las herejías de Bergoglio y lo acepten con sus herejías: eso es una abominación en la Iglesia. Eso es ocultar la verdad en la Iglesia. Eso es destruir las almas.

Nadie quiere la verdad, a nadie le interesa la verdad. Todos defienden su parcela en la Iglesia, sus intereses.

Ahora, es necesario combatir de otra manera. Viene un tiempo para levantar la falsa iglesia. Se cumplió el tiempo de consolidar el gobierno horizontal. Por eso, los profetas verdaderos van callando. Dios hace silencio. Los que siguen hablando son los falsos, que deben apoyar todo lo que pasa en la falsa iglesia.

Ahora los que hablan son la falsa jerarquía. Los buenos son silenciados.

Viene el tiempo en que Benedicto XVI tiene que huir de Roma, a sus años, ayudado por los Cardenales, porque van contra él. Él es la roca, la piedra. Y mientras siga vivo, el demonio no puede obrar lo que quiere.

La Iglesia no es lo que los hombres quieren, sino lo que el Espíritu obra. Y en esta purificación de la Iglesia, hay que presenciar la abominación de la desolación en Roma. Una vez que se vea eso, comienzo el tiempo de la gran angustia, de la gran tribulación.

Los tiempos ya se acortan porque ya ha comenzado la Justicia en la Iglesia: caerán muchas cabezas porque han sido infieles a la gracia y a la obra del Espíritu Santo en la Iglesia.

Un hereje piensa en la madre tierra, un hereje ama la maldita tierra:

«Aquí pienso en nuestra hermana y madre tierra, en el planeta, si somos libres de presiones políticas y económicas para cuidarlo, para evitar que se autodestruya» (Conferencia en la FAO – 20 de noviembre del 2104 – L´Osservatore Romano, n. 47, pag 4).

Es en lo que cree Bergoglio: en  la pachamama o en la fuerza cósmica.

Los católicos sólo creen en Dios y lo aman por encima de todos los hombres y de toda la creación. La libertad se da al hombre, no para cuidar la tierra, sino para cuidar la ley divina, la ley eterna. Se es libre para someterse a la mente de Dios, a sus mandatos, a su Voluntad. No se es libre para buscar una política ni una economía para adorar la creación.

Si quieren creer en la pachamama, sigan a ese idiota. Si quieren permanecer  en la verdad, huyan de ese idiota.

La Iglesia vive el tiempo del Fin


lloros2

Estamos en el tiempo del Fin: el fin de una época y, por tanto, el inicio de otra.

En este tiempo nadie cree: «Cuando venga el Hijo del Hombre, ¿encontrará fe en la tierra?». Todos siguen sus mentes humanas, sus verdades, lo que cada cual interpreta de la situación de la Iglesia.

La verdad de la Iglesia queda oculta, porque es el tiempo del mal, de la perfección del pecado entre los hombres.

«…y vi irrumpir en el mar Grande los cuatro vientos del Cielo, y salir del mar cuatro grandes bestias» (Dn 7, 2b.3a).

Cuatro bestias, cuatro reinos en el mundo, que combaten contra el Reino de Dios, que es la Iglesia en la tierra.

Estamos en el cuarto reino: «La cuarta bestia es un cuarto reino sobre la tierra, que se distinguirá de todos los otros reinos y devorará la tierra toda, y la hollará y la triturará» (v. 23).

Ese reino comenzó en 1531, que es la fecha de una señal en el Cielo: la Virgen María de Guadalupe. Se presenta como se describe en el Apocalipsis: «envuelta en sol…sobre la cabeza una corona de doce estrellas…encinta» (Ap 12, 1c.1d.2a).

Esta aparición va a marcar todo este tiempo del cuarto reino: el sufrimiento de la Madre para engendrar la Iglesia de Su Hijo. Sólo en el Dolor las almas son de Cristo. En el Dolor de la Madre de Dios.

La Iglesia ha sido envuelta en muchos sufrimientos durante estos 490 años. Y los últimos años serán los peores sufrimientos, los que más purifican y los que más condenan.

Estamos en el tiempo del Fin: el cuarto reino llega a su Fin.

«Setenta semanas están prefijadas sobre tu pueblo y sobre tu ciudad santa» (Dn 9, 24): 70 semanas de años: 490 años: de 1531 al 2021.

«Desde la salida del oráculo….hasta un ungido príncipe, habrá siete semanas» (v. 25b): 7 semanas de años: 49 años: de 1531 al 1580: el triunfo del protestantismo en toda Europa, y la reforma del catolicismo con el Concilio de Trento: abarca los tres Papas reformadores: San Pío V (1566-1572), Gregorio XIII (1572-1585) y Sixto V (1585-1590). Un ungido, Lutero, que combate a los Papas legítimos;

«En sesenta y dos semanas se reedificarán plazas y muros» (v. 25c): 62 semanas de años: 434 años: de 1580 al 2014: la Iglesia se levanta en medio de un mundo hostil a la Voluntad de Dios. La unidad en la Verdad se mantiene a pesar de la división en el mundo. Los Papas lo han tenido muy difícil para gobernar la nave de la Iglesia;

«Al fin de estos tiempos, sin juicio alguno será muerto el ungido. La ciudad y el santuario serán destruidos con un príncipe; y el fin llegará como una inundación, y durará hasta el fin la guerra» (v. 26): 1 semana: 7 años: del 2014 al 2021: será muerto el Papa legítimo, Benedicto XVI; Roma destruida y todo será un cataclismo hasta el final.

«En verdad os digo que no quedará aquí piedra sobre piedra; todo será destruido» (Mt 24, 2)

Con el protestantismo se inició este cuarto reino, que ha devorado toda la tierra con su pensamiento diabólico. Y estamos en el tiempo en que la triturará, la machacará, porque se opone a toda verdad del Evangelio. Es una bestia que tiene «grandes dientes de hierro»: con la ciencia, la técnica, el progreso humano es cómo se devora la vida de los hombres sobre este mundo. La ilusión de ser hombre, de exaltar su dignidad humana, su valor como hombre, su importancia en la tierra, su lenguaje humano. El hombre, con la idea protestante, se cree dios y actúa como dios.

Es una bestia con cuernos: «los diez cuernos son diez reyes» (v. 24a), diez gobernantes, diez naciones, diez líderes. Es la vieja Europa, cuyas naciones se han unido en una sola organización. Pero éstos no son los que rigen el mundo: «tras ellos se alzará otro que diferirá de los primeros y derribará a tres de estos reyes» (v. 24c).

El tiempo del Fin es el tiempo de este rey, que es el Anticristo de nuestros días: el líder del hombre; el rey que sigue el hombre; el gobernante del mundo al cual todos le adoran como dios, el que ha ideado el gobierno global: el nuevo orden mundial. Nace en la idea protestante y llega a su culmen en la idea masónica del hombre.

Este último tiempo ha sido marcado, fuertemente, por las apariciones marianas en todo el mundo. Donde está la Virgen María, allí huye el demonio. Satanás no soporta la presencia de la Virgen y la combate a rabiar.

La Virgen María es la señal que da Dios al hombre: es el camino que el hombre tiene para encontrar la Verdad. Sin la Virgen María, el hombre, la Iglesia, las almas se pierden.

La Virgen María, en su Maternidad Divina, es la que lleva a toda la Iglesia hacia la perfección del Espíritu.  Ella es Virgen para Madre: es lo que la mujer ha rechazado: ser madre.

Ella cubrió, con Su Maternidad Divina, todo este tiempo cuando se apareció a San Juan Diego, en 1531: «Juanito, el más pequeño de mis hijos, sabe y ten entendido que yo soy la Siempre Virgen María, Madre del Verdadero Dios, por Quien se vive».

Es una aparición para el hombre incrédulo, que necesita ver con su ciencia humana para creer en Dios. Y la Virgen es camino para esos hombres.

Pero esa aparición tiene una cualidad que la sella: la humildad. La Virgen María elige a un alma sencilla, ignorante de todas las cosas, pero con un ideal: obedecer a Dios en todo. Un hombre sumiso, sencillo, disponible, obediente, que se conforma en todo con la Voluntad de Dios, para señalar que lo único que a Dios le importa del hombre es su nada, no sus obras, no sus pensamientos humanos, no su lenguaje humano, no sus problemas humanos.

Que el hombre sea nada ante Dios. Sólo en la humildad del corazón, Dios puede hacer maravillas. Pero en la soberbia de la mente, es el demonio el que obra sus maravillas.

Ante la soberbia y el orgullo que muestra el hombre en todo este tiempo del cuarto reino, la Virgen María va a escoger, para manifestar la Voluntad de Dios, a hombres que no cuentan para la humanidad. De esa manera, Ella forma la Iglesia de Su Hijo.

La Iglesia no necesita a los hombres, sino a los hijos de la Virgen María. Hoy nadie quiere imitar a Su Madre en sus virtudes: humildad, obediencia, pureza, maternidad. Todos la desprecian en sus vidas humanas.

En este tiempo se va a dar la perfección del mal entre los hombres, obrada por el demonio.

Esta perfección necesita del Poder de Dios para ser manifestada. Sin ese Poder Divino, el demonio no puede llegar a lo que quiere en su maldad.

Por eso, este cuarto reino es un tiempo de Justicia, pero de gran Misericordia. El pecado de los hombres obliga a Dios a dar, al demonio, el camino para realizar una Justicia Divina, que sólo Dios puede comprender. Los hombres no saben penetrar en esta Justicia de Dios.

Esta obra del demonio es guiada, en todo, por Dios. El demonio no puede hacer nada sin la Voluntad de Dios: está sujeto a esta Voluntad Divina.

Por eso, se manifestó Dios, a los 333 años del inicio de este tiempo: el demonio recibe el Poder de Dios para realizar la Obra de la Justicia Divina:

«En el año de 1864 Lucifer, con gran número de demonios, serán desatados del Infierno: abolirán la fe poco a poco, aún entre las personas consagradas a Dios; las cegarán de tal manera que, a menos de una gracia particular, esas personas tomarán el espíritu de sus malos ángeles: muchas casas religiosas perderán completamente la fe y perderán a muchísimas almas» (Melanie – la Salette, 1846).

La aparición de la Salette, en 1846, señala el tiempo del combate entre la Iglesia y el modernismo. Tres Papas combatieron la herejía modernista: Pío IX (1846-1878), León XIII (1878-1903) y San Pío X (1903- 1914).

En esta aparición, la Virgen María profetiza la Justicia de Dios en el mundo y en la Iglesia. Esas profecías abarcan todo este tiempo del cuarto reino y el tiempo siguiente.

El año 1864: 1531 más 333, que es el número divino; el cual representa a las Tres Personas de la Santísima Trinidad obrando Su Voluntad: se desata al demonio del infierno para que realice una Obra Divina en la Justicia de Dios. No es sólo una obra demoníaca: es un castigo divino para toda la humanidad, por su pecado.

«Hay ahora un establecimiento en vuestro mundo, una orden secreta de satanás. Esta orden ha entrado en todas las formas de vuestra vida. Cada forma de vuestro entretenimiento, vuestro gobierno, vuestras escuelas, ha sido infiltrada» (Mensaje de Jesús y Nuestra Señora a Verónica – 7 de septiembre 1972). El demonio está suelto por todas partes para atarlo todo, para hacer esclavos a los hombres, para poseerlos, para obsesionarlos de muchas maneras, para llevarlos hacia el pecado, para hundirlos en el infierno. Y no es posible desatarse de eso. En cada cosa, aunque sea santa, allí hay una atadura del demonio. Es el Poder de Dios en el demonio, que pocos comprenden.

«Lucifer y sus ejércitos forman la mano ejecutora del mal en el mundo, conocida como el 666.  Como os he explicado en el pasado, hijos Míos, Yo Me repito para aquellos quienes no escucharon Mis mensajes previos, que el 666 es la concentración completa y masiva de los demonios salidos del infierno, con Lucifer como su líder.  El mismo Lucifer, el príncipe de las tinieblas, ahora camina por vuestra tierra.  Debido a un razonamiento que ninguna mente humana podría comprender, Lucifer ha retenido poder al lado del poder del Padre Eterno en la Trinidad.  Sabed, entonces, cuán grande es su poder en estos últimos días.  Su misión sobre la tierra ahora es luchar contra el Reino del Cielo y destruir cualquier oportunidad que tiene un alma de entrar al Reino del Cielo.  Él está sobre la tierra ahora, Lucifer, para reclamar a los suyos» (Mensaje de Jesús y Nuestra Señora a Verónica – 10 de junio 1978).

El poder de la Justicia Divina, que actúa en todos los sitios, aun en la misma Iglesia, aun en lo más santo, que es la Eucaristía, por medio del demonio. Por eso, el demonio puso la ley de la comunión en la mano; y por eso, ha tenido poder para poner a un falso papa. Tiene Poder de Dios para esto. Y lucha contra toda alma, aun la más santa.

En un solo año, después de ser desatado, el demonio fue el rey de los corazones: «En el año de 1865 se verá la abominación en lugares santos, en los conventos, las flores de la Iglesia estarán corrompidas y el demonio será como el rey de los corazones» (Ib.).

¿Qué hay que decir ahora, después de siglo y medio, en que el demonio anda suelto por todas partes?

Ahora se ve la perfección de su maldad, no sólo en el mundo, sino en la Iglesia, en su cúspide. Se comienza a ver la abominación en Roma, en la Alta Jerarquía.

Bergoglio es sólo eso: la perfección del mal, que el demonio ha incubado en su inteligencia humana, para poder destruir la Iglesia, por mandato de Dios.

Bergoglio está dirigido, en todo, por Satanás; su mente humana le pertenece al demonio. Por eso, habla como habla y obra como lo hace: como un demonio.

León XIII vio a Nuestro Señor hablando con Satanás, y «cómo el demonio se jactó que tenía medio destruida a su Iglesia, y que si tuviese más libertad la destruiría por completo. Entonces el Señor le preguntó que cuánto tiempo necesitaba para destruirla, y Satanás le contestó que cincuenta o sesenta años le bastaban. Dios le concedió ese plazo, pero le dijo que después se verían…» (Cardenal Segura, Arzobispo de Sevilla, en una conferencia que dio en la catedral de Sevilla durante la Cuaresma de 1950).

Para comprender los tiempos divinos:

«Contarás siete semanas de años, siete veces siete años, viniendo a ser el tiempo de las siete semanas de cuarenta y nueve años…y santificaréis el año cincuenta…Será para vosotros jubileo» (Lv 25, 8.10a.10c). Dios obra cada 49 años y uno de jubileo, de liberación, de gracia.

Desde el momento en que Dios da al demonio el Poder para una Justicia, hay tres tiempos divinos, porque ese Poder sólo el demonio lo puede obrar en los tiempos marcados por Dios:

De 1864 al 1913: 49 años; y un año de gracia: 1914: el Tiempo del Padre: en este tiempo, el demonio perfecciona su pensamiento y lo lleva a cabo, en una guerra, con la doctrina del marxismo y con una nación, Rusia. Es el orgullo que se levanta contra la Voluntad de Dios.

De 1914 al 1963: 49 años; y un año: 1964: el Tiempo del Hijo: en este tiempo, el demonio se infiltra en la Iglesia y combate al mundo de muchas maneras, en todos los gobiernos. La jerarquía infiltrada comienza a cambiar la doctrina con nuevas filosofías y teologías. Se llega al Vaticano II con un pensamiento demoníaco, en la jerarquía, que combate al pensamiento divino.

De 1964 al 2013: 49 años; y un año: 2014: el Tiempo del Espíritu: en este tiempo, el demonio toma control de toda la Iglesia, pero de manera oculta, hasta llegar a poner a su falso papa, que abre el tiempo del Fin, los últimos siete años de este cuarto reino. Todos los Papas son usados para el mal, son atados para que no puedan realizar lo que Dios quiere; todos son quitados de en medio.

Tres tiempos de siete semanas de años, y un año de gracia. El tres representa a Dios. El siete es la perfección en la obra.

La visión de León XIII, el 13 de octubre de 1884, fue para preparar a la Iglesia a la batalla contra el demonio. Su exorcismo contra Satanás, que el demonio pudo quitar después del Concilio, en sus reformas que realizó a través de la falsa Jerarquía, es la solución para contrarrestar el poder que tiene el demonio. Muchos sacerdotes ya no lo usan.

Con la primera guerra mundial, en 1914, el demonio iniciaba su trabajo de demolición en el mundo y en la Iglesia. Una guerra que abría las puertas a la iniquidad, que implantaba un motor: la doctrina marxista, con el cual inundarlo todo.

A los tres años y medio, casi al finalizar la guerra, Fátima. A partir de ese momento, en la Iglesia se comenzó a infiltrar la Jerarquía masónica.

«el último secreto de Fátima no fue dado al mundo, porque él revelaba la Verdad de la maligna secta entrando en el Vaticano (…), en gran número, desde las apariciones de Mi Madre en el santuario de Fátima» (MDM – 26 de enero del 2012).

La Iglesia no ha creído en Fátima, sino que la ha anulado, declarando una interpretación torcida de la verdad. Para la Iglesia, ya la profecía de Fátima ha sido cumplida: una vez más la autoridad de Dios quedó anulada por la autoridad doctrinal de la Jerarquía.

Fátima es la profecía del fin del Papado: en Ella se revela la muerte del último verdadero Papa, Benedicto XVI; y, por tanto, la causa del fin del Pontificado como hasta ahora se ha entendido en la Iglesia.

«Los detalles, que Yo revelaba, son, que habrá dos hombres usando la Corona de Pedro en los Últimos Tiempos. Uno sufrirá por las mentiras que han sido creadas para desacreditarlo y que lo convertirán en un virtual prisionero. El otro elegido, traerá consigo la destrucción, no solo de la Iglesia Católica, sino de todas las iglesias que honran a Mi Padre y que aceptan las Enseñanzas de Mi Hijo, Jesucristo, el Salvador del Mundo. Solo puede haber un jefe de la Iglesia en la Tierra, autorizado por Mi Hijo, que debe permanecer como el Papa hasta su muerte. Cualquier otro, que pretenda sentarse en la Silla de Pedro, es un impostor. Este engaño tiene un propósito, para convertir almas a Lucifer y hay poco tiempo para tales almas, que no serán las más sabias, para ser convertidas» (MDM – 22 de julio del 2013).

La causa del fin del Papado: un hombre, que no es de Dios, y que levanta la nueva y falsa iglesia, atrayendo a todos a esa maldad.

Con Bergoglio se ha acabado el Papado, al poner su gobierno horizontal, que es el camino de la falsa iglesia. Es una dictadura en la que se ata a todos con buenas palabras y con sonrisas maquiavélicas. La Iglesia verdadera queda en el desierto, en remanente, a la espera del Gran Papa, que es puesto sólo por Dios, no por los Cardenales.

En 1964 se iniciaba la autodemolición de la Iglesia, en su interior, por el mismo demonio en forma humana. Para eso fue el Concilio, con el cual la Jerarquía infiltrada trabajó para conseguir su objetivo, que no pudo alcanzar hasta el 13 de marzo del 2013, poniendo el mayor engaño de todos, Bergoglio.

«Satanás, Lucifer en forma humana, entró en Roma en el año de 1972.  Él estorbó el gobierno, las funciones del Santo Padre, Paulo VI. Lucifer ha controlado a Roma y continúa este control ahora» (Mensaje de Jesús y Nuestra Señora a Verónica, 7 de Septiembre del 1978).

Ese demonio encarnado, que ha estado en el Vaticano desde 1972, ha sido el causante de todos los males que se han visto en la Iglesia: en la doctrina, en la liturgia, en los Sacramentos, en el magisterio….Todo adulterado por esa jerarquía infiltrada, que obedece órdenes de la masonería.

Ninguna culpa hay que echarla a los Papas, sino a todos los Cardenales, Obispos, sacerdotes, que no han acatado, que se han rebelado, que han desobedecido a los Papas. Todos ellos fueron quitados de en medio. Todos.

Tres años y medio, en 1961, antes de que se cumpliera esa generación, la Virgen se apareció en Garabandal, para dar la profecía del fin de los Tiempos, a la cual nadie hizo caso, por supuesto. En esa profecía, se indicaba que sólo quedaban cuatro Papas. Y, por tanto, el Papado llegaba a su fin con Benedicto XVI.

Garabandal es la continuación de Fátima, pero es el inicio de un nuevo tiempo. Cuando Benedicto XVI, que es el «Obispo vestido de blanco» que «llegado a la cima del monte, postrado de rodillas a los pies de la gran cruz» (Tercer mensaje de Fátima) muera, entonces se inicia el fin de los Tiempos: se cumple una profecía, Fátima, y se inicia otra, Garabandal.

Garabandal abre a la Iglesia a nuevo tiempo; Fátima lleva a la Iglesia al fin de un tiempo.

Roma, desde 1972, sólo iba hacia una dirección: levantar la falsa iglesia con el falso cristo, hecho que se consiguió en 1998:

«El 666 enunciado 3 veces, es decir por 3, expresa el año 1998, mil novecientos noventa y ocho. En este período histórico, la masonería, ayudada por la eclesiástica, logrará su objetivo: construir un ídolo para ponerlo en lugar de Cristo y de Su Iglesia» (Al P. Gobbi, 17 de junio del 1989).

El ídolo de la mente humana, del lenguaje, de las obras humanas, al cual todos siguen actualmente. Por ese ídolo, se intentó que Juan Pablo II renunciará al Pontificado para poner lo que hoy vemos: el gobierno de los hombres en la Iglesia, el gobierno horizontal. No pudieron llevar eso a efecto, a pesar de la enfermedad del Papa, y lo quitaron de en medio.

Ese ídolo ha aplastado el fundamento de la Iglesia Católica: el Papado. Lo ha aniquilado. Por eso, todos los que esperan un nuevo Papa que arregle lo que Bergoglio está haciendo, se equivocan, no saben discernir los signos de los Tiempos.

No hay más Papas: sólo queda el fin de los tiempos. Estamos en el tiempo del Fin: en la última semana de este cuarto reino.

En este fin, emergerá el Papa puesto por el Cielo, el que es descrito en la profecía de San Malaquías: «Pedro Romano, que pastoreará a las ovejas en una gran tribulación, tras la cual, la ciudad de las siete colinas será derruida, y el juez tremendo juzgará al pueblo». Es el Papa de la gran tribulación que lleva a la Iglesia al Reino Glorioso.

Pero, antes, tiene que morir Benedicto XVI y ser destruida Roma. Será un tiempo de Sede Vacante. Será un tiempo de persecución:

«En la última persecución se sentará S.E.R» (San Malaquías).

En la última persecución, antes que aparezca el Anticristo, antes del Gran Papa, habrá una sucesión de reyes, de falsos papas, de falsos líderes, en la Iglesia.

Dos años de Sede Vacante:

«Dadas ciertas circunstancias perturbadoras el Papa tendrá que huir de Roma y cambiar de residencia. Pero ya no será reconocido su papado, lo cual dejará a la Iglesia sin el gobernante real….Cuando el mundo se encuentre perturbado el Papa cambiará de residencia, y durante 25 meses no habrá ningún gobierno ni Papa en la Iglesia de Roma» (Juan de Vatigueiro).

 “…llegará un tiempo en el que la Iglesia quedará desolada, sin Pedro ni sus sucesores” (Nicolas de Fluh).

«Es importante que Mis seguidores se mantengan alerta a cualquier nuevo Papa que pueda venir adelante, porque él no será de Dios» (MDM – 7 de junio del 2011).

El tiempo del Fin comenzó en octubre del 2014, con el Sínodo: desde la renuncia del Papa legítimo hasta esta fecha, lo que ha pasado en la Iglesia ha sido un año de gracia y de desgracia. Un año para poder comprender lo que pasa en la Iglesia. Un año para decidir a quién seguir en la Iglesia.

El tiempo de las setenta semanas se terminó en el 2013, con la renuncia del Papa; y Dios dio el año de gracia, 2014: y han sido muy pocos los católicos que lo han aprovechado. Muy pocos han discernido nada. Ahora, les espera lo peor, porque ha comenzado el tiempo del Fin.

Este tiempo no es como los demás: son siete años en que se va a presenciar la maldad en su perfección. Y, por eso, no deben confiar en nadie.

Es el tiempo de los hipócritas, de los fariseos, de los pecadores, de los condenados al infierno. Es su tiempo: toda la maldad se hace visible. El mal es un bien para todo el mundo. El mal es la obra para hacer un bien.

Por eso, la Iglesia verdadera tiene que esconderse. No hay otro camino. Y los que vayan al martirio, Dios les indicará su tiempo.

Para poder comprender este tiempo, Dios ha puesto un profeta: MDM. Tienen que seguirlo. Tres años antes, en el 2010, Dios fue preparando a la Iglesia para lo que viene con este profeta. Muy pocos han creído, como es natural. Y muy pocos van a creer, porque ya la Verdad nadie la quiere escuchar. Muchos son los falsos profetas que han surgido por todas partes, porque es el tiempo de la falsa jerarquía en la Iglesia. Esa jerarquía ya no es capaz de hablar la verdad, no es capaz de enfrentarse a un mentiroso, como Bergoglio; y se levantan los hombres que se llaman santos, justos, porque usan el lenguaje que todos quieren oír, porque viven en sus pecados.

Ahora todos siguen sus verdades, a sus profetas, a su jerarquía: unos están con Burke, otros con sus sacerdotes, otros con la falsa profeta Luz de María, otros con Bergoglio, otros con el espíritu de Lefebvre… Cada uno defiende su parcela en la Iglesia, pero nadie defiende la Verdad de la Iglesia. Todos se acomodan a lo que ven en todas partes y así se da la división: Cardenales, Obispos, sacerdotes, fieles, que permanecen divididos en medio del demonio. Se han unido a un falso Papa, a un usurpador, y pretenden buscar la unidad en la división, en la herejía, en la mente de un hombre sin verdad.  El demonio nunca puede unir, porque su obra es dividir.

«La Iglesia ha perdido su camino y se está hundiendo dentro de la oscuridad. Esto, hija Mía, ha sido profetizado y es un signo del Final de los Tiempos. Es cuando el último Papa emergerá y el mundo se perderá, bajo la dirección equivocada del Falso Profeta» (MDM – 14 de noviembre del 2010).

• Esto ha sido profetizado: la Salette, Fátima, Garabandal, el Escorial, Bayside, Dozule, Akita…

• Y es un signo del Final de los Tiempos: «Cuando viereis, pues, la abominación de la desolación predicha por el profeta Daniel en el lugar Santo (el que leyere entienda), entonces…habrá una gran tribulación…se oscurecerá el sol…aparecerá el estandarte del Hijo del Hombre en el cielo….y verán al Hijo del hombre venir sobre las nubes del Cielo con poder y majestad grande» (Mt 24, 15.21a.29a.30a.30c).

La abominación ya comenzó en 1865; y el culmen de esa abominación es:

«Roma perderá la fe y se convertirá en la sede del anticristo» (Melanie – la Salette, 1846).

Roma, refugio para los herejes y toda clase de abominaciones. Es decir, será cuando quiten el Sacrifico del Altar.

Muchos no creen en todo esto. Muchos católicos, que siguen a Bergoglio como si nada hubiera pasado en la Iglesia, como si todo estuviera bien, perfecto, como si la Iglesia viviera una nueva primavera espiritual. Así están de ciegos. No quieren creer a Dios, sino sólo a hombres con autoridad doctrinal.

Bergoglio: el inicio de un gran engaño


granengaño

Bergoglio es la creación de la Jerarquía masónica; creación del mayor engaño: elegir a un hombre, que no es de Dios por su herejía manifiesta, y ponerlo como Papa, quitando de en medio al verdadero Papa, Benedicto XVI.

Al Papa lo eliminaron con astucia, con cuidado, con premeditación. Todo lo calcularon al detalle: «Un plan para destruir a Mi Santo Vicario, fue concebido en secreto el 17 de marzo del 2011» (MDM – 11 de febrero del 2012). Una conspiración que muy pocos creen en ella, ya que han perdido la fe. Un plan que ha violentado la libertad del Papa legítimo:

«Mi Santo Vicario ha sido forzado a esta acción y sufrirá grandemente como resultado» (MDM – 13 de febrero del 2013).

Un plan que le ha hecho caer en pecado:

«Mi vicario ha caído. Mi Iglesia caerá» (Ib., 14 de febrero del 2013).

Hacer renunciar a un Papa de su misión en la Iglesia es un pecado de sacrilegio, pero también es un pecado contra el Espíritu Santo.

En la historia de la Iglesia ha habido antipapas, elegidos por los Cardenales cuando reinaba un Papa legítimo; pero ninguno de ellos era un anticristo.

Aquí se ha hecho renunciar a un Papa legítimo, no para colocar a otro Papa y salvar la situación, sino para poner a un anticristo, a uno que abre el tiempo del Fin.

«Los de la Casa de Mi Hijo ahora reciben la advertencia final que ellos no removerán a Nuestro Vicario de la santa Casa de Dios. Ya que si lo hacen pondrán en movimiento el advenimiento del anti-papa dentro de vuestra Casa. No profanéis a Mi Hijo de esta manera» (Mensaje de Jesús y Nuestra Señora a Verónica – 7 de septiembre 1972). No hicieron caso a la advertencia de la Virgen María; no obedeció la Jerarquía a Dios: Benedicto XVI fue removido; el antipapa, Bergoglio, fue puesto.

La renuncia del Papa ya ha sido profetizada por la Virgen, pero la misma Iglesia lo ha callado, lo ha anulado, y ha seguido el camino de oscuridad, que es el de la mente humana. Y así la Iglesia se ha hecho infiel al Espíritu de la Verdad y no puede llegar a tener la plenitud de la Verdad.

El antipapa, en esta profecía, es el falso profeta, que proclama la mente del Anticristo en la Iglesia. Bergoglio es el hombre de secretos, no de la Verdad; es decir, el hombre de la masonería, el hombre que oculta su intención a toda la Iglesia, el hombre que habla una cosa y obra lo contrario:

«A menos que escuchéis ahora mis palabras de precaución, caeréis en la trampa que os está siendo tendida. El enemigo está dentro de la Casa de Dios. El buscará remover vuestro Vicario de entre vosotros, y cuando lo haga, él colocará a un hombre de secretos oscuros sobre la sede de Pedro» (Mensaje de Jesús y Nuestra Señora a Verónica – 21 de agosto 1972). Nadie escuchó las palabras de la Virgen: todos han caído en el engaño de Bergoglio, en la trampa de su lenguaje humano, en la ignominia de su obra en el gobierno de la Iglesia.

Pero Bergoglio es sólo el principio de este gran engaño. Es la tuerca que se necesitaba para un gran cambio en el gobierno de la Iglesia.

Mucha gente no cree en estas profecías, porque la Iglesia no las ha aprobado. Y ahí se paran en su fe.

Muchos dicen: ya tenemos con las profecías de la Salette, Fátima y Lourdes, no son necesarias más para entender lo que quiere Dios de la Iglesia. Y pensando así, quedan en el error y en la confusión más total para sus almas.

Otros dicen: como son revelaciones privadas, no hay que hacer caso, porque la fe está en lo que oficialmente se enseña, no en lo que cada uno cree. Y terminan teniendo estas revelaciones como fábulas, como cuentos chinos, ya que la Iglesia nunca acaba de pronunciarse acerca de ellas.

¡Cuántos son los que apagan el Espíritu, en la Iglesia, con sus cabezas, con sus inteligencias humanas, con sus modos humanos de entender la Iglesia!

El tiempo de Dios comenzó en 1531, con la aparición de la Virgen María a San Juan Diego. Tiempo para Su Iglesia, para dar el camino a las almas fieles a la Palabra de Dios. Ese tiempo, en Dios, se calcula en siete tiempos, porque fueron siete días en los cuales Dios lo creó todo. Ese tiempo se acaba en el 2021: 7 tiempos de 70 años.

Durante este tiempo, muchas cosas han sucedido. Pero muy pocos saben discernirlas en el Espíritu. La mayoría ha quedado ciega de la Verdad: la tiene en sus narices y no son capaces de verla, porque ya no tienen fe.

La norma próxima, inmediata y suprema de la fe es, para el católico, la doctrina del Magisterio de la Iglesia, vivo, auténtico y tradicional.

Como la Iglesia no ha enseñado que MDM y otras videntes sean auténticas, no hay que creer. Así piensan muchos. Este es el error de muchos católicos.

Siendo la fe una virtud sobrenatural, por la cual el alma cree que son verdaderas las cosas reveladas por Dios, «no por la intrínseca verdad de las cosas percibidas por la luz natural de la razón, sino por la autoridad del mismo Dios que revela, la cual no puede engañarse ni engañar» (D 1789), es necesario concluir que la norma remota, mediata y primera de la fe es, para el católico, la Palabra de Dios, dada en los profetas y en la Sagrada Escritura.

Hay dos normas para creer: la primera, que es creerle a Dios, por su propia autoridad; la segunda, que es creerle a Dios por la autoridad de otro. No se pueden quitar las dos normas, porque van de la mano. No es una más importante que la otra. Las dos son esenciales para creer.

Dios siempre habla al hombre por medio de sus profetas. Habló por medio de Su Hijo y lo reveló todo en Él; pero Dios no se calló porque todo haya sido revelado, sino que continúa hablando, por medio de su Espíritu, para llevar al hombre, llevar a toda la Iglesia, hacia toda la Revelación, al conocimiento de toda la Verdad, a la obra divina de esta Verdad.

Esto es lo que muchos no comprenden: tienen por fe sólo lo que enseña la Iglesia y desprecian, por tanto, las profecías, diciéndose a sí mismos: ya somos perfectos en el conocimiento de Dios porque seguimos el magisterio de la Iglesia, porque ya está todo revelado. ¿Para qué más profecías y profetas? Nos basta con lo que la Iglesia ha enseñado.

Esto es un fariseísmo más de los hombres, con el cual combaten a todos los profetas que la Iglesia no ha enseñado como verdaderos. Y, en este fariseísmo, el alma se inutiliza para poder discernir el Espíritu: se vuelve boba. Sólo busca lo que la Jerarquía dice, enseña. Y no aprende a salir de una inteligencia humana, de una visión parcial de lo que es la Verdad en la Iglesia.

Esto es ir para atrás en el crecimiento de la fe. La Iglesia necesita del profeta, hoy como ayer. Jesús es un profeta; cada sacerdote es un profeta. Y el profeta es el que da la Mente de Dios a los hombres, no el que habla un lenguaje maravilloso para entretener las mentes humanas.

Jesús predicó muchas profecías: y la gente no lo seguía, porque hablaba en contra de la vida de los hombres. Jesús marcó el camino al hombre con la Verdad de Su Palabra. Y Jesús sigue marcando el camino a Su Iglesia con la Verdad de Su Palabra. Jesús sigue enseñando a Su Iglesia por sus profetas. Y si los sacerdotes fueran imitadores de Jesús, no harían falta los profetas en el pueblo. Pero como la Jerarquía ya no cree en la autoridad de Dios que revela; como ya dice que Dios no habla más porque todo lo ha revelado en Su Hijo, por eso, Jesús escoge almas humildes, entre los hombres, para seguir dando Su Palabra, que sus sacerdotes han despreciado.

Una Iglesia sin profetas es una iglesia sin Espíritu Santo, sólo colgada de la mente de los hombres, que son todos unos soberbios porque ya se creen que se lo saben todo por tener años de teología, por leer el Catecismo o por ir a Misa los domingos.

La teología no es el entendimiento que busca la fe, sino que es la fe que busca al entendimiento. Estamos en la Iglesia no para entender, sino para creer. Y sólo el que cree es capaz de profundizar en la Mente de Dios y ver la verdad de lo que ocurre en la Iglesia:

San Agustín: «deseé ver con el entendimiento lo que creí».

San Anselmo: «No intento, Señor, penetrar en tu profundidad, porque de ningún modo la comparo a mi entendimiento, pero deseo entender algo tu verdad que cree y ama mi corazón. Porque tampoco busco entender para creer, sino que creo para entender…».

Se cree para entender; no se entiende para creer.

La Jerarquía está para creer, no para hacer entender. Si la Jerarquía no cree, Ella misma se engaña y engaña a todos los demás.

La Jerarquía obra su Poder en la Iglesia, su triple poder, sólo si cree. Todo está en la fe, no en el poder que tiene el hombre. Un hombre que no cree, su poder es irrisorio, no lleva a ningún lado. Mucha Jerarquía inutiliza el Poder de Dios porque ya no creen.

Se guían a los fieles en la fe del corazón que cree; no en la razón de un corazón incrédulo. Hoy los católicos sólo buscan entender, pero nadie busca creer. Nadie. En la práctica, ésta es la señal de los tiempos que vivimos: la apostasía de la fe: nadie cree; todos se han apartado de la verdad, nadie escucha la verdad. Todos se escuchan a sí mismos. Todos.

Este es el error de muchos, que sólo se quedan en lo que entienden en el magisterio de la Iglesia, en lo que entienden de lo que ven en la Iglesia. Y esa es su fe: una fe incompleta,  no plena; que necesita siempre de la Revelación Divina, del Espíritu de la Verdad, que los profetas dan para llegar a lo completo en la fe, a la plenitud de la Verdad.

Muchos tienen oscuridad en su entendimiento porque apagan las profecías, combaten a los profetas de Dios. Y, en esa incredulidad, se vuelven a los profetas del demonio, a la jerarquía del demonio.

Y así colocan a Bergoglio como un Papa más. Van al Magisterio de la Iglesia y no saben ver la verdad de Bergoglio. Se reunieron los Cardenales para elegir a un Papa, y ahí se queda todo su discernimiento. La Iglesia dice que Bergoglio es Papa, porque fue elegido en un Cónclave. Y no hay manera de que entiendan que Bergoglio no es Papa. No hay forma humana.

Ni siquiera presentando sus herejías, claras y manifiestas, estos católicos se convencen. Ni siquiera enseñando que la doctrina de este hombre no es magisterio papal deducen que no es Papa. Es que los Cardenales, en el Cónclave, no se equivocaron: ahí estuvo el Espíritu Santo y eligieron al hombre que el Espíritu Santo quería, porque así lo enseña la Iglesia, es su magisterio. Y ahí se acaba todo con estos católicos.

Y aquellos que ven sus herejías y reconocen que su magisterio no es papal, lo siguen manteniendo como Papa, a pesar de todo, por la misma razón: hasta que la Iglesia oficialmente no declare que Bergoglio no es Papa, sigue siendo Papa.

Esto es lo que se palpa en toda la Iglesia. Esta es la oscuridad de mucha gente. Y gente que tiene estudios filosóficos y teológicos. Y nadie quiere atender a la norma primera de la fe: la Palabra de Dios. Por no atender a esta norma, por despreciarla, muchos se condenan.

Toda alma, para creer en el Magisterio, primero tiene que creer en Dios, porque el Magisterio viene de Dios, no de los hombres. Y esto es la vida espiritual. Y se quiere imponer a las almas lo segundo: cree sólo en el Magisterio, pero no en Dios. Sólo sigue lo que la Jerarquía enseña. Esto es un error garrafal.

Muchos sacerdotes no saben ser guías espirituales, porque imponen a las almas esta falsa fe, que es una falsa espiritualidad. De ella, nacen todos los cismas en la Iglesia. Todos, al final, quieren su Tradición, Su Magisterio, Su Liturgia; pero nadie quiere lo que Dios quiere.

La norma de la fe son dos cosas: Dios y Magisterio de la Iglesia. Y las dos, al mismo tiempo. No una por encima de la otra, porque, ante todo, hay que creer a Dios que revela por su Autoridad. No hay que creer en los hombres.

Por eso, hoy se observa, en todas partes, una fe humana, pero no divina. Ya no se creen en los profetas, porque la Jerarquía no enseña a discernir las profecías, sino a imponer un magisterio sin profecías.

La Iglesia se ha equivocado cuando ha enseñado la profecía de Fátima: el culpable fue el mismo Cardenal Ratzinger que escondió la verdad de esta profecía. Ocultó lo que hoy él vive como Papa, y debe seguir callando esa Verdad. Y ese ocultamiento de la verdad es un pecado gravísimo en el Cardenal, porque no se ocultó cualquier cosa, sino lo más importante, para la Iglesia, en ese mensaje de la Virgen María. Es la clave para comprender lo que es Fátima.

Pero, ahora, eso su castigo por su pecado: vivir en silencio viendo cómo otro destruye la Iglesia desde el Papado. Así expía el Papa Benedicto XVI su pecado contra la Verdad siendo Cardenal.

«Os aconsejé en Fátima, ¿quién escuchó mi consejo al mundo? ¡De nuevo orgullo y arrogancia!  Un secreto debió ser revelado, y ¿quién aconsejó y preparó al mundo para el ataque de satanás en la Casa de Mi Hijo?  ¡Nadie!»  (Nuestra Señora, 31 de Diciembre del 1977).

Un secreto debió ser revelado: la Virgen puso sus fechas a Lucia para darlo a conocer.

La Iglesia tenía el deber y el derecho de revelar la Verdad como Dios se la comunica. La Iglesia debía ser preparada para este ataque del demonio por la Jerarquía. Y, ¿qué cosa hizo? La Jerarquía, que es el que tiene el poder en la Iglesia, calló la Verdad y engañó a toda la Iglesia.

Y ellos quedaron con un poder inútil, sin saber luchar contra el Enemigo de Cristo dentro de la Iglesia. Un gran pecado. Juan XXIII no creyó en Fátima y se metió a un Concilio sin prevenir a la Iglesia de lo que iba a venir. Este pecado de este Papa sólo lo juzga Dios, pero hay que decirlo. Decirlo no es jugar al Papa.

La Jerarquía está para creerle a Dios, no para inventarse su Iglesia, no para hacer lo que ellos quieren y llamar a eso: Voluntad de Dios. Los hombres siempre se meten en sus problemas por su falta de fe, porque no quieren someter su mente humana a Dios.

Ahora, todos han caído en el gran engaño. Todos se han dejado envolver por las palabras baratas y blasfemas de un idiota, de un loco, de un hombre sin fe, como es Bergoglio.

Hoy sólo se buscan las profecías que la Iglesia ha aprobado. Y eso es un gran error, porque se acaba sólo creyendo a Dios por la autoridad de un hombre.

En la fe humana se cree por la conocida autoridad doctrinal de los hombres que tienen ciencia y veracidad sobre las cosas espirituales; pero en la fe divina, se cree por la autoridad del mismo Dios que revela.

Si un sacerdote no cree a Dios en una profecía, después enseña a sus fieles una mentira, con su autoridad doctrinal. Esto es lo que pasa en muchas partes de la Iglesia. Y siempre ha sido así, pero, actualmente, es lo único que se ve.

Muchos fieles quedan engañados, en la Iglesia, por la misma Jerarquía que no ya cree a Dios en sus profetas.

Por eso, tienen que decir a sus fieles, aunque vean el desastre y la locura que es Bergoglio, que sigue siendo el Papa. Tienen que convencerlos que lo sigan aplaudiendo en sus herejías que dice cada día en la Iglesia. Es tan buen Bergoglio. Es nuestro Papa.

No saben enseñar que Bergoglio no es el Papa. No saben decir que Bergoglio es un falso Papa. No pueden: han anulado, en su fe, a los profetas. Se han quedado con sus grandes inteligencias y obras humanas. Oficialmente, nadie dice que Bergoglio no es Papa; entonces, todos tienen que decir que Bergoglio es Papa. Este es el descalabro en la fe de muchos católicos y de muchos brillantes teólogos.

No se llega a la fe por el entendimiento, sino por el corazón. Un corazón abierto a la Palabra de Dios, cree en el magisterio de la Iglesia y sabe discernir cualquier cosa en ese magisterio.

No se llega a decir que Bergoglio no es Papa por la razón humana, sino por la fe. Aquel que cree, dice: Bergoglio no es Papa. Aquel que no cree, dice: Bergoglio es Papa.

Y cuando se cree que Bergoglio no es Papa, entonces se entiende lo que es Bergoglio. Pero aquel que quiere entender primero lo que es Bergoglio, acaba siempre diciendo: es el Papa.

Un corazón que no está abierto a la Palabra de Dios, no sabe creer en el magisterio de la Iglesia y acaba interpretando todo a su manera humana. Es lo que pasa a muchos tradicionalistas: se han quedado en la fe como norma suprema; pero anulan la fe como norma primera. Sólo creen en la autoridad doctrinal que enseña, pero no creen en la autoridad de Dios que revela.

Es un gran engaño lo que hay en Roma. Nadie cree que Benedicto XVI no renunció al Papado y, por tanto, sigue siendo el Papa. Esto, los grandes pensadores, los grandes analistas del Vaticano, no se lo tragan. No pueden. Están ciegos, porque han sido guiados a esa ceguera por la misma Jerarquía, que está ciega.

«Veréis ojos sin luz, y los ciegos guiarán a los ciegos» (Mensaje de Jesús y Nuestra Señora a Verónica – 21 de Noviembre, 1981).

¡Qué gran verdad!

Bergoglio: ojos sin luz; Lefebvre: ojos in luz; Burke: ojos sin luz; P. Santiago Martín: ojos sin luz…¡Cuánta Jerarquía son ojos sin luz! ¡Cuántas almas, en la Iglesia, son ojos sin luz por causa de la Jerarquía!

La gran jugada de la masonería: cegar a la Jerarquía. Automáticamente, quedan los miembros, el rebaño, ciegos para la Verdad.

El descalabro mental de Bergoglio


10805750_1491413944479476_5371918905512812801_n

«Cuando tantas veces en mi vida como sacerdote he oído objeciones. “Pero dime, ¿por qué la Iglesia se opone al aborto, por ejemplo? ¿Es un problema religioso? “-” No, no. No es un problema religioso “-” ¿Es un problema filosófico? “-” No, no es un problema filosófico”. Es un problema científico, porque hay una vida humana, y no es lícito echar fuera una vida humana para resolver un problema. “Pero no, el pensamiento moderno…” – “Pero, mira, en el pensamiento antiguo y el pensamiento moderno, la palabra matar significa lo mismo.” Lo mismo se aplica a la eutanasia: todos sabemos que con tantos ancianos, en esta cultura del descarte, si se hace esto la eutanasia se oculta. Pero, también es el otro. Y esto es decir a Dios: “No, el final de la vida lo hago yo, como yo quiero.” El pecado en contra de Dios Creador.» (ver texto)

Sólo un hombre que desvaría en su cabeza puede decir esto: el aborto es «un problema científico, porque hay una vida humana, y no es lícito echar fuera una vida humana para resolver un problema».

Vean la locura:

a. el aborto es un problema científico, porque hay una vida humana. Entonces, la vida del hombre sólo se puede ver tras la ciencia, en lo experimental, en los datos que los científicos buscan y obran. Esto es decir, que lo que rige la vida humana es la ley de la ciencia, ley humana, ley de datos, ley de la experiencia científica.<

Nos recuerda el magisterio de la Iglesia: «la norma suprema de la vida humana es la misma ley divina, eterna, objetiva y universal mediante la cual Dios ordena, dirige y gobierna, con el designio de su sabiduría y de su amor, el mundo y los caminos de la comunidad humana. Dios hace al hombre partícipe de esta ley suya, de modo que el hombre, según ha dispuesto suavemente la Providencia divina, pueda reconocer cada vez más la verdad inmutable» (Declaración sobre la libertad religiosa Dignitatis humanae, 3).

En otras palabras, el aborto es un problema religioso, porque la vida humana se rige por una ley moral, por una norma de moralidad, no por una ley científica.

b. El aborto es un problema científico, y no es lícito echar fuera una vida humana para resolver un problema. Y nos preguntamos: ¿qué es lo lícito o lo ilícito en un problema científico si no hay ni una ética ni una moral?

El científico es el que experimenta. Y, en la experiencia, llega a unos datos. Usa o no usa esos datos; coge unos métodos u otros, con esos datos. Y así llega a una conclusión, a un fin en su estudio científico.

Entonces, los científicos producen el aborto porque están experimentando con datos: experimentan con la madre, con el feto, etc… Y llegan a una conclusión: hay que echar fuera a ese feto. ¿Qué tienen que hacer esos científicos? Tienen que corregir su experimentación. Experimentan mal, según un camino equivocado, según un método que no es. Y, entonces, ¿cuál es el camino para que el científico no eche fuera al feto? ¿cuál es el camino para no matar a un anciano?¿cómo resolver esos datos que tiene el científico para no matar al feto?¿qué hace con el dato de la madre y qué hace con el dato del feto?

¿Ven el pensamiento de este loco? No tiene lógica, Bergoglio, en su pensamiento humano. No habla con lógica, sino con el sentimiento.

Está diciendo que el científico debe decidir libremente su comportamiento sobre el feto, pero atendiendo al significado que la palabra matar tiene en la historia: «en el pensamiento antiguo y el pensamiento moderno, la palabra matar significa lo mismo»; atendiendo a ciertos comportamientos que el hombre tiene en su vida cultural o social: «todos sabemos que con tantos ancianos, en esta cultura del descarte, si se hace esto la eutanasia se oculta». Los hombres matan a los ancianos porque son desechables, no son útiles. Es decir, hay que amar al otro porque también el otro es libre para vivir. Hay que respetar la libertad del otro. Y así hacemos una cultura del encuentro: encontramos al otro en su libertad. Pero si le negamos la libertad de vivir, hacemos una cultura del descarte,

Y termina con una blasfemia: «es un pecado contra Dios creador». ¿Qué cosa es un pecado contra Dios? ¿Usar unos datos, obrar una experiencia? ¿Que el científico experimente con los datos de la madre y del hijo?¿que el científico eche fuera el dato del feto?¿que el científico no use el método apropiado para no echar fuera el dato del feto?

En esta concepción, no hay que matar al otro porque Dios al crear al hombre lo ha dejado libre. Y es un pecado contra Dios porque se quita la libertad al hombre.

Bergoglio siempre tiene este problema: no sabe unir libertad humana con la verdad inmutable. Pone la libertad del hombre por encima de la verdad.

El acto humano es aquel que procede de la voluntad libre de la persona. Bergoglio ensalza esta libertad del hombre, pero no sabe unirla al acto moral. Tiene que negar la moralidad.

El acto moral es aquel que es conforme o disconforme con una norma suprema de moralidad, que Dios da al hombre en la ley natural, en la ley divina, en la ley de la gracia, en la ley del Espíritu. Existe una Ley Eterna que todo hombre tiene que cumplir, para llegar a su fin último, que es Dios. Y, por tanto, todo hombre, en su libertad, en su dignidad humana, tiene que aceptar la verdad, la ley que Dios le manda. Los científicos, los médicos, para hacer bien su trabajo, tienen que regirse, no por la experiencia de sus datos, sino por una norma de moralidad. No sólo por una ley ética que ellos conciben con sus mentes; sino con una ley que no viene del hombre, sino de Dios.

Bergoglio no hace referencia a esta norma suprema de la moralidad, la anula: el aborto no es un problema religioso; y, por tanto, pone la libertad del hombre por encima de toda ley, aun la ética. Y, por eso, dice que el aborto no es un problema filosófico: matar al feto no se rige por una ley ética. Sólo es un problema científico: se rige por la ley de la experiencia vital. Lo que cada uno experimenta con su libertad en la vida. Tiene, cada hombre, que saber dirigir su libertad hacia el otro para no quitarle el derecho de ser libre, de ser hombre, para no hacer una cultura del descarte: «reconocen la dignidad de la persona humana como criterio de su actividad».

El criterio para el científico es la dignidad de la persona humana: su libertad; pero no la obra moral de esa persona humana, no su vida moral, no el fin último para el cual vive esa persona.

Y esto le lleva a un falso amor: «Si el juramento de Hipócrates os compromete a ser siempre servidores de la vida, el Evangelio os empuja más allá: a amarla siempre y de todos modos, sobre todo cuando requiere atención y cuidados especiales». El Evangelio no empuja al hombre a amar a todo hombre y de cualquier manera. Cristo no enseña a atender y a cuidar a los hombres. El Evangelio es la norma suprema de la moralidad. Cristo enseña una ley moral en Su Palabra. Y, cada hombre, en su libertad, tiene que aceptar o no esa ley. Hay que amar al feto y al anciano porque sus vidas son de Dios y para Dios, son para una vida moral, no porque son hombres libres, no porque tenga una dignidad humana, no porque vivan para una vida humana.

«la unidad de la Iglesia es herida no sólo por los cristianos que rechazan o falsean la verdad de la fe, sino también por aquellos que desconocen las obligaciones morales a las que los llama el Evangelio (cf. 1 Co 5, 9-13) (…) Promover y custodiar, en la unidad de la Iglesia, la fe y la vida moral es la misión confiada por Jesús a los Apóstoles (cf. Mt 28, 19-20), la cual se continúa en el ministerio de sus sucesores» (Beato Juan Pablo II – Veritatis Splendor, n. 26-27).

Bergoglio falsea el Evangelio porque anula las obligaciones morales que todo hombre tiene con su prójimo. Bergoglio no desconoce las obligaciones morales, sino que en su pecado de rebeldía contra Dios se pone por encima de la ley moral, de la ley eterna, de Dios. Y le lleva a una predicación del sentimiento, de la falsa misericordia: ama a tu prójimo porque es tu hermano, porque es un hombre libre, como tú.: «La compasión evangélica en cambio, es la que acompaña en tiempos de necesidad, o sea la del Buen Samaritano, que “ve”, “tiene compasión”, se acerca y da ayuda concreta. Vuestra misión como médicos os pone en contacto diario con muchas formas de sufrimiento. Os animo a haceros cargo como “buenos samaritanos”, cuidando especialmente de los ancianos, de los enfermos y de los discapacitados». Todo es puro sentimentalismo el de este hombre, que nace de su locura: niega el orden moral, la vida moral, la norma de moralidad.

Esto es un hombre que ha perdido el juicio totalmente. Por eso, las agencias informativas del vaticano ocultan esta parte. Sólo está en italiano. Al hacer el resumen, la agencia VIS no pone estas frases, porque sabe que son un descalabro, son un desvarío mental.

¿Qué dice un verdadero Papa sobre el aborto?

«Por tanto, con la autoridad que Cristo confirió a Pedro y a sus Sucesores, en comunión con todos los Obispos —que en varias ocasiones han condenado el aborto y que en la consulta citada anteriormente, aunque dispersos por el mundo, han concordado unánimemente sobre esta doctrina—, declaro que el aborto directo, es decir, querido como fin o como medio, es siempre un desorden moral grave, en cuanto eliminación deliberada de un ser humano inocente. Esta doctrina se fundamenta en la ley natural y en la Palabra de Dios escrita; es transmitida por la Tradición de la Iglesia y enseñada por el Magisterio ordinario y universal» (Beato Juan Pablo II -Evangelium vitae, n. 62)

El aborto es un desorden moral grave. Acto moral grave. Esto es hablar claro. Esto es tener una cabeza bien montada. Bergoglio es un auténtico loco en su pensamiento humano. No tiene cabeza.

Un acto científico no es un acto moral; un acto humano no es un acto moral; un acto natural no es un acto moral.

El acto moral es aquel que realiza un hombre bajo un fin divino, moral: se hace una obra atendiendo a una ley: natural, divina, de la gracia, del Espíritu. Se atiende a la ley Eterna. Y de acuerdo a esa ley, se actúa.

Un acto humano es aquel que se realiza sin atender a una ley Eterna, sin apoyarse en una norma de moralidad: sentarse, estar de pie, comer, etc… son actos humanos, pero no morales.

Cuando el hombre se pregunta si su acto humano lo quiere Dios o no, entonces ahí entra el acto moral.

Si el hombre no se pregunta si es la Voluntad de Dios obrar ese acto humano, entonces el hombre peca siempre, si ese acto humano es necesario para la salvación de su alma; si no es necesario, no hay pecado, pero sí puede haber imperfección.

Todo acto moral es un acto humano; pero no todo acto humano es acto moral.

Un acto científico es un acto humano: el científico usa datos para su investigación. Si esa investigación u obra trae repercusiones para su alma, entonces el científico tiene que preguntarse la norma de moralidad. Y su acto científico ya es un acto moral, ya es un acto religioso.

Allí donde hay un acto moral allí hay siempre un problema religioso, espiritual, divino.

Por tanto, el aborto es un problema religioso, porque atañe a un acto moral de la persona.

Luego, hay que enseñar al científico a usar sus datos con respecto a una norma de moralidad. Usar su libertad en la ley moral, en la verdad inmutable, universal, eterna. Hay que enseñar que matar un feto es un pecado grave. Hay que decirle que es un pecado, que es un acto moral en contra de la Voluntad de Dios, que es una ofensa contra Dios, que es una mancha del alma, que hace que el alma viva en condenación. Esto es lo que no enseña Bergoglio. Y esto es lo que enseña Juan Pablo II.

La diferencia es clarísima: a Bergoglio sólo le interesa la cultura del descarte: no hagamos una sociedad donde se deseche a los hombres. Miremos la dignidad humana, la libertad del hombre, porque toda vida la ha creado Dios. Esto es todo en este hombre. Y esto no es la Verdad.

Hay que enseñar al hombre a no matar, a no pecar, porque así lo ha mandado Dios, no a formar una sociedad justa, buena para el hombre, donde no haya desechos. Es que es imposible que el hombre no mate, no aborte. Es imposible buscar una cultura donde no haya desechos, que este es el ideal de Bergoglio: no matemos ni a los niños ni a los ancianos, porque es más bonito no matar.

Existe el pecado original, luego, necesariamente, tienen que haber abortos y eutanasia. Necesariamente. Hay que ofrecer al hombre el camino para que salve su alma. Hay que darle al científico el camino para que salve su alma en su obra médica, científica. Esto es lo que no enseña este hombre. Y nunca lo va a enseñar.

Bergoglio no da la ley moral al científico. Ésta es su locura. Si hubiera dicho: empleen métodos más justos, más éticos, en sus obras científicas, hubiera salvado, en parte, su locura. Pero es que ni siquiera el aborto es un problema filosófico. Deja al científico en su propia experimentación, en su propia libertad. Y el que experimenta no sabe cuál es el camino recto. Hay que darle una norma moral; hay que decirle las cosas claras, el camino para que su experimento sea saludable para su alma y la de los demás. Deja al científico en su misma libertad y le dice: no dañes la libertad del otro.

No hay que decir que eso es un pecado porque va en contra de Dios creador. No se dice nada con eso. ¿De qué Dios habla este hombre? ¿Del dios de los judíos o del dios del musulmán? Porque si habla del Dios del musulmán, entonces está diciendo que se puede matar al feto.

Hay que decir que eso es un pecado porque va en contra de la ley de Dios en la Creación, va a en contra de una norma suprema de moralidad. No porque existe un Dios creador. Cada uno entiende al Dios Creador de una manera. Luego, no se dice nada de nada. Se habla para quedar bien con todo el mundo.

Son muy pocos los que disciernen, en verdad, las palabras de este loco. Muy pocos.

¿Por qué muchos católicos siguen llamando Papa a un hombre que desvaría en su mente humana? ¿A un hombre que no da continuidad al magisterio de los Papas? ¿Por qué no lo ven como es: como un falsario, como un falso Papa? Bergoglio no es el Papa de la Iglesia Católico, ni es tampoco un antipapa. Bergoglio es un falso papa de una falsa iglesia que él ha levantado en Roma con su gobierno horizontal.

¿Por qué no se ve esto?

Porque la Iglesia ha quedado dividida por muchos hombres, ya de la Jerarquía, ya de los fieles, que con sus ideas prefabricadas sobre lo que debe ser la Tradición, el Magisterio, la liturgia, se atreven a formar su grupito dentro de la Iglesia para defender sus verdades. Y ahí están todos siguiendo, cada uno, su fábula, su cuento para no dormir.

Bergoglio se ha quedado solo en su obra cismática. Y viene el tiempo de la destrucción de la Iglesia con un nuevo hombre, al que todos van a seguir, porque se va a dirigir a todos esos católicos que han producido la división y que quieren encontrar al hombre ideal en sus mentes: al Papa que los una en sus desvaríos mentales. Están todos esperando un Papa salvador de este desastre. Esta es la obra del demonio en la Iglesia. Cristo ya puso su Papa: Benedicto XVI. Al hombre no le gustó, y buscó a otro: Bergoglio. Y ahora, al hombre no le gusta lo que puso y va a buscar a su papa salvador.

La Iglesia es sólo Una, pero son muchos sus destructores. Que cada cual elija el hombre para su vida espiritual, para su vida eclesial. Aquí somos claros: el Papa Benedicto XVI sigue siendo el Papa de los católicos, hasta su muerte. Lo demás, una fantasía de los hombres, un negocio en la Iglesia, un cisma en Roma.

Es el Dolor el que preserva de caer en la herejía que existe en Roma


cor4cruz

«Y apareció en el Cielo una gran señal: una Mujer, cubierta del Sol, y la luna debajo de sus Pies, y en su Cabeza una Corona de doce estrellas» (Ap 12, 1).

Los judíos pidieron al Señor una señal, y Él les anunció Su Resurrección de entre los muertos. Y ninguno de ellos, creyó la Palabra de Dios. Era el mismo Dios, en la Persona de Su Hijo, el que marcaba el camino. Y el hombre eligió su camino: el laberinto de su mente humana.

En la gran crisis de la Iglesia, en el oscurecimiento de la Verdad de la Iglesia, Jesús ha dado otra señal: Su Madre. Y tampoco los católicos creen en la Virgen María. Van a sus profecías y como si oyeran llover: no disciernen absolutamente nada de lo que pasa en la Iglesia.

¿No ha dicho la Virgen María que Bergoglio no es Papa? Entonces, ¿por qué no la creen?

El que sigue a la Virgen María está siguiendo a Jesús. El que no hace caso a sus Palabras, no hace caso del Evangelio de Jesús.

Es paradójico cómo está el patio de la Iglesia: todos viven de sus estupendas cabezas humanas. Y nadie hace caso de Su Madre, de la Inteligencia Divina que tiene la Virgen María.

«¿¡Hasta cuándo mi Hijo tiene que estar dando avisos, y a las almas que más aman nuestros Corazones!?  Anteponen los apegos a la carne y a la sangre, hija mía, a las palabras de todo un Dios. (…) ¡Cuántas almas, hija mía, huyen de nuestra voz, porque nuestra voz no da nada más que cruz y no gozos temporales: gozos eternos!; y ¡cuántas almas, hija mía, después de haber lavado sus iniquidades, sus pecados, sus infidelidades, sus desobediencias, con la Sangre de Cristo, cuando mi Hijo les dice “ven”, huyen despavoridos, sin querer escuchar sus palabras! ¡Qué ingratitud la de los hombres, hija mía! Corren a lo que les ofrece el mundo y los enemigos que hay en el mundo. Hacen caso, hija mía, del mundo, del demonio y de la carne; ésos son los tres enemigos más grandes a los que obedecen. ¿Cómo no va a estar triste mi Corazón? Sí, hija mía, aunque todavía hay almas, aunque sea un número reducido, que consuela nuestros Corazones; pero, ¡qué tristeza, los hombres, hija mía, cómo cierran sus oídos a la llamada de salvación!» (Mensaje de la Virgen María a Amparo cuevas del día 6 de junio de 1998).

Los apegos a la humanidad, a la vida de cada uno, eso es lo que muchos católicos hacen diariamente en la Iglesia: apoyarse en sí mismos, dejando las palabras de Dios a un lado.

Los profetas verdaderos dan Cruz, sufrimientos, humillaciones, desprecios, odios; los falsos dan gozos temporales, aplausos, alabanzas… Quien quiera seguir a Cristo, en el estado que se encuentra la Iglesia actual, tiene que alejarse de la mentira, de la hipocresía, del fariseísmo de tanta Jerarquía, Alta Jerarquía, que ya no es de la Iglesia Católica. Todavía existen sacerdotes humildes, sencillos, que se dedican a dar a las almas la verdad; pero son pocos y hay que buscarlos.

La mayoría de los católicos andan detrás de una Jerarquía que ofrece lo que ofrece el mundo, que da lo que los enemigos en el mundo dan a los hombres. En el Vaticano ya se puede apreciar esa jerarquía, falsa jerarquía, que es del mundo, del demonio y de la carne. Es una jerarquía enemiga de las almas: no las lleva a la salvación, sino a la condenación.

¡Qué duro es predicar esto y no recibir amenazas de la gente! Se predica esta verdad y la gente desprecia al sacerdote por decir esta verdad.

Los hombres siempre cierran sus oídos a la Verdad, a la llamada de la salvación. Hoy, como ayer, es siempre lo mismo, porque los hombres terminan acomodándose a la vida exterior que se les ofrece por muchos caminos.

Ven a Bergoglio y, sabiendo que no es Papa, lo tienen como tal: el hombre se acostumbra  a lo que ve, al político de turno que gobierna, al sacerdote que dice y obra cosas…Cuando se va ese político o ese sacerdote, el hombre despierta de su sopor y quiere otra cosa. Pero mientras vea, cada día, al mismo sujeto, acaba aceptándolo, aunque sepa que es un hereje. Esto es lo que pasa, en muchos, con Bergoglio.

No hay fidelidad a las palabras de Dios, a su gracia, a su vida en la Iglesia.

«Yo Soy un Padre Amoroso que os ha demostrado a través de todos los tiempos de que siempre os he acompañado y de que no os olvido ni os olvidaré, ya que Yo os creé para manteneros siempre cerca de Mi Corazón. Mi Corazón y Mi Fidelidad han cumplido Su Promesa, ¿por qué vosotros no os mantenéis en ésa fidelidad hacia Mí y hacia vuestros semejantes? Vosotros decís a vuestros semejantes; dame el ejemplo para que yo te pueda seguir. Yo os lo he dado a todos niveles. Yo os he buscado, a cada uno de vosotros y Me he puesto a la altura de vosotros, para que no os sintierais impotentes al seguir Mis Ejemplos y Enseñanzas y ni aún así las apreciáis, ni las seguís. Preferís el ejemplo del mal, que en muchos casos, es más fácil seguir, al ejemplo del bien, que si os va a traer bienestar y vida eterna, ni aún así lo tomáis como forma de vida Os enfrentáis a vuestra realidad y a lo que ella conlleva cuando no estáis Conmigo y ni aún así reaccionáis» (Mensaje de Dios Padre a JV el 12 de Agosto de 1998).

Bergoglio no da ejemplo del bien ni de la verdad, ¿por qué le siguen?

Bergoglio no es fiel al Evangelio de Cristo, ¿por qué le siguen?

Bergoglio no continúa el magisterio de los Papas, ¿por qué le siguen?

«Preferís el ejemplo del mal, que en muchos casos, es más fácil seguir». Es más fácil seguir a Bergoglio que a Benedicto XVI.

Aquella Jerarquía que se oponga a Bergoglio se queda sin comer y sin trabajo en la Iglesia. ¡Esto es una realidad! Por eso, hay mucha Jerarquía que tiene que mirar para otro lado y seguir a Bergoglio. No son fieles a Cristo ni a Su Iglesia.

Seguir a la Virgen María es oponerse a la herejía que existe hoy en la Iglesia. ¡Son pocos, muy pocos, los que siguen a la Virgen María! Rezan el Rosario y después obedecen a Bergoglio como Papa. ¿Por qué llaman Santo a Juan Pablo II, si para la Iglesia verdadera es sólo Beato? Porque Bergoglio, que es un masón, lo ha proclamado santo. El hombre acaba siempre aceptando la maldad que ve, que comprende. No sabe oponerse a esa maldad, porque es más fácil no oponerse, hacer lo que hace la masa, decir lo que dice la masa. Esto es construir la vida espiritual por el techo: por nuestra razón humana, por nuestras ideas fantásticas sobre la Iglesia y sobre nuestra vida humana.

«Hija Mía, vosotros debéis saber todos, que pecar es desviarse de Mi Camino de Verdad; pecar es también hacer desviar a veces inocentes que os siguen por la misma pendiente; creyendo en la autoridad del pecado, ellos mismos cometerán la misma falta. Y ¿cómo detener toda esa cadena? Es necesario que el primer eslabón defectuoso de esa misma cadena confiese en público su falta. Su fidelidad a Dios le obliga a ello. A veces, Yo os pido que reconozcáis públicamente vuestro pecado, sobre todo cuando hay alguna consecuencia mundial. Este pecado comienza contaminando una asamblea, un pueblo, y termina tocando naciones enteras» (Mensaje de Jesús a JNSR el 23 de febrero de 2005).

Lo que obra Bergoglio es una cadena de pecado. Pecar es desviar al otro del camino de la verdad de la Iglesia. Bergoglio ha puesto un camino nuevo en Roma: su gobierno horizontal. Y muchos creen en la autoridad de ese gobierno y, por tanto, muchos pecan, cometen el mismo pecado que obró Bergoglio al poner su gobierno horizontal.

Lo que hace Bergoglio, en Roma, no es cualquier cosa: es llevar almas al pecado. Es hacer pecar al otro, es arrastrar a las almas por la pendiente del pecado. Y sólo hay una manera de detener esa cadena: que Bergoglio públicamente reconozca su pecado. Él es el culpable, el primer eslabón defectuoso en esa cadena. Por tanto, tiene que confesar públicamente su pecado. Como no lo va a hacer, entonces ese pecado, no sólo está en Roma, sino que va a terminar tocando al mundo entero.

«Hoy, Satanás se sirve de estas inconscientes cadenas. No os olvidéis de que el pecado es satánico y el aliento o estímulo hacia el mal viene del Príncipe de las Tinieblas. Hoy, él está desenfrenado en maldad contra toda la Humanidad; su espíritu maléfico penetra profundamente en todos los espíritus, de los hombres, de las mujeres y de los hijos no habitados o poseídos por Mi Espíritu Santo» (Ib).

Bergoglio no es cualquier hombre: es un enviado de Satanás para abrir esta cadena de pecado en la Iglesia. Bergoglio es un hombre satánico. Y aquellos que lo sigan son, también, hombres satánicos. Por eso, la Iglesia está llena de satanismo. Y nadie quiere darse cuenta.

Se han abierto muchas cadenas del mal en el Vaticano, muchas corrientes que llevan a muchos católicos al pecado en masa. Son arrastrados así

La Virgen María fue la primera discípula de su Hijo: Madre y Discípula. Y, por tanto, la Virgen María es la mejor Maestra que el Señor nos ha dejado. Y nadie quiere aprender de Ella. En la práctica, nadie lo hace.

Con la mente humana, el hombre se pierde a sí mismo; con su mente, el hombre se confunde a sí mismo. Con la Virgen María, que es Madre de Dios y Madre de la Iglesia, ni hay perdición ni confusión. Pero es necesario poner la mente en el suelo, pisotear tus grandiosas ideas preestablecidas por tu orgullo en tu vida. Tienes que ser un niño en los brazos de tu Madre.

Tú eres, en tu persona, el que te riges a ti mismo; no es tu cabeza. Eres tú, como persona, el que guías tu vida. Y si no eres capaz de abofetear tu orgullo: el creerte algo para Dios, necesario para la obra de Dios, entonces tú te lo guisas, tú te lo piensas, tú das vueltas y vueltas a tu estúpida cabeza, y tú te lo comes: tú vives tu vida y te crees el más santo de todos porque tienes a Bergoglio como Papa.

Dos iglesias hay en Roma. No una. Dos. Está la Iglesia en Pedro; y está la iglesia en un falso Pedro. Hay dos iglesias visibles en Roma. Dos. Y, por tanto, hay una división en Roma; hay un cisma encubierto; hay una apostasía de la fe que impide ver esta verdad.

Dos Papas: luego, dos iglesias.

La Iglesia Católica sólo tiene un Papa. Si hay dos, es que hay dos iglesias.

Esta verdad, tan sencilla, a nadie le interesa. Todos están detrás de la noticia de Bergoglio: qué hace o qué no hace; qué dice o qué no dice; ¿alguna vez dirá algo sensato para poder creerle como Papa?; ¿alguna vez dejaremos de dudar en él como Papa, para creer en él como Papa?

Así está la gente en la Iglesia: sin ver dos iglesias, dos realidades, dos caminos, dos fes, dos dioses.

Tienen el Magisterio de la Iglesia para salir de la duda, y ninguno se ha acercado a esa fuente de verdad, y siguen en sus mentiras: las que sus mentes se fabrican. ¿Para qué están en la Iglesia? ¿A qué se dedican? ¿A recolectar noticias sobre Bergoglio? ¿A recorrer los profetas, cogiendo una de cal y otra de arena, para terminar criticando a los Papas, a toda la Tradición, a todo el Magisterio y a todos los miembros de la Iglesia?

La Iglesia es la Obra de la Verdad. Y quien no la obre, no es de la Iglesia.

¿Bergoglio obra la verdad? No; luego, no es de la Iglesia.

¿El gobierno horizontal que ha puesto Bergoglio, esos herejes vestidos de santos, obran la verdad? No; luego, no son de la Iglesia.

¿La Jerarquía que obedece a Bergoglio como Papa, obra la verdad? No; luego, no son de la Iglesia.

¿Los fieles que tienen a Bergoglio como Papa, obran la verdad? No; luego, no son de la Iglesia.

Es así de sencillo. Pero, en la práctica de la vida, no es tan sencillo. Y la culpa: tu cabeza, tu mente humana, tus ideas soberbias, tus filosofías, tus psiquiatrías, tus teologías, tus sentimentalismos, tu vida y obras humanas, tus apegos a la carne y a la sangre.

Hay dos iglesias en Roma: la verdadera, y la que se está levantando en el gobierno horizontal, político, liderado por el impostor Bergoglio.

A la Iglesia verdadera no hay que juzgarla: no hay que juzgar al Papa Benedicto XVI. No hay que juzgar el Magisterio de la Iglesia, ni la Tradición, ni el Evangelio de Jesús. No hay que juzgar a la Jerarquía que permanece fiel a esa Iglesia.

A la iglesia falsa hay que juzgarla y atacarla, por todos los medios posibles, al alcance de la mano del hombre. Pero es un atacar en la paz del Espíritu: cuando Dios quiera y como Dios lo quiera. No es un atacar por atacar. Es luchar contra muchos demonios que vienen directamente de Roma, de esa iglesia falsa. Es una batalla espiritual.

«Voy a hablar del Dolor, de este Dolor que quiero hacer reinar en el mundo materializado y vano. Quiero Dolor: tengo sed de Sacrificio, de Abnegación, de Correspondencia, de Fidelidad, de Vencimiento de Pureza, de Obediencia, de Sencillez y de otras muchas virtudes que están arrinconadas y no se practican. ¡Ay! el mundo se olvida de las virtudes! Ellas no existen con la solidez de las que he explicado, y sin embargo, deben existir. El mundo duerme en el profundo letargo del engaño más lamentable. Las almas se pierden, precipitándose a su eterna perdición, porque no hay en ellas Sacrificio. El Dolor es el preservativo del infierno. La Cruz con mi Corazón doloroso salvará al mundo: es la llave del Paraíso. ¡Se pierde el mundo porque no hay Candor, no hay Dolor en las almas! La Pureza y la Cruz son su salvación, y serán la única barrera que, en la precipitada corriente de sus vicios, lo detenga y salve. ¡Ay del mundo sin mi Corazón y sin la Cruz, sin la Pureza y sin el Dolor! Amen y sufran: es necesario que las almas amen, pero en el Dolor: es necesario que la Cruz se extienda por toda la tierra y traiga a todas las naciones a mi Corazón: es necesario que la Cruz y mi Corazón detengan el cataclismo que se cierne sobre el mundo. Quiero corazones puros y crucificados que aplaquen la divina Justicia: que el mundo venga a mi Corazón por el camino de la Cruz: por esto he presentado el Corazón en el centro de la Cruz, a fin de que comprendan que sólo subiendo por la Cruz se puede llegar a mi Corazón. El reinado del dolor es indispensable en el mundo; pues que solamente por este camino lloverán gracias y se salvarán las almas. Denme almas puras: pido almas crucificadas ¡oren! ¡oren!» (De las Virtudes y de los Vicios, de Concepción Cabrera de Armida, pag. 94-95).

Jesús quiere Dolor. ¿Esto es lo que predica Bergoglio? No; entonces, ¿por qué lo siguen?

Es el Dolor el que preserva del infierno. La Cruz con el Corazón de Jesús ensangrentado es la llave para ir al Cielo.

Es el Dolor el que impide pecar, el que impide ser arrastrado por esas corrientes de pecado, que se ven en Roma.

Hay que amar al prójimo, pero en el dolor de Cristo, no en el dolor del prójimo. Hay que amarlo para que no peque, para que se vuelva a Dios, para que deje su vida de pecado.

No hay que amarlo para darle de comer, para solucionarle sus problemas.

Cristo ha amado al hombre en el Dolor de su propia Vida, no lo ha amado en el dolor del hombre. Ha cargado con su pecado y eso es producir en Su Corazón el Dolor. Un Dolor que salva y santifica al hombre.

Jesús quiere corazones puros y crucificados.

¿Y qué es lo que quiere Bergoglio? ¿Quiere pureza? ¿Quiere crucificar la voluntad de los hombres? No; no cree ni en el pecado ni en la Cruz de Cristo. Entonces, ¿por qué lo tienen como Papa? ¿Habla con la Voz de Cristo? No. ¿Habla con la voz del Anticristo? Sí.

Sólo subiendo por la Cruz se llega al Corazón de Jesús.

¿Cómo pretenden llegar a Jesús con los ofrecimientos sin Cruz de Bergoglio?

«Os están sometiendo a que os rindáis en sus redes de manipulación para luego ellos crear aquello que os harán pasar por bueno, como ese hermano en el Vaticano que os quiere hacer creer que es mejor estar al lado del pobre que del verdadero Dios. Artimañas. ¿A qué sirven?: A la bestia. Todo aquel que desee la esclavitud, el cambio radical para los hombres, de seguro que no vienen de Mí. Amén» (Mensajes Personales de octubre del 2013, dados a una hermana elegida por Dios en el barrio del pilar).

Este es el resumen de lo que es Bergoglio: un hombre que te quiere hacer creer que es mejor estar al lado del pobre que de Dios. Punto y final. Y, por eso, se ha montado todo ese negocio en Roma con su nueva iglesia. Y muchos católicos siguen bobos.

No se puede defender la Tradición juzgando a los Papas


herejias

«Como la Sede de Pedro y los puestos de autoridad de Roma están ocupados por anticristos, la destrucción del Reino de Nuestro Señor avanza aceleradamente…»   (Marcel Lefebvre, une vie, Clovis 2002, 2ª ed, Bernard Tissier, pág. 578).

Lefebvre llamó anticristos a cada Papa y a toda la Curia Romana: se escandalizó de los errores y horrores postconciliares. Se escandalizó del pecado de muchos, dando la responsabilidad de esos pecados al Concilio, a los Papas y a las reformas de la liturgia.

Pero éste no fue el pecado principal de Lefebvre. Esto es la consecuencia de su pecado de orgullo.

No se puede pertenecer a la Iglesia si no se cree en el Papado. No se puede hacer Iglesia sin el Papa. Se hace una blasfemia contra Dios:

«La situación del papado a partir de Juan XXIII y sus sucesores va planteando problemas cada vez más graves… Éstos han fundado una Iglesia conciliar nueva… ¿Esta Iglesia es todavía apostólica y católica?… ¿Debemos considerar que este Papa es católico?» (Tissier 569).

Lutero destrozó la roca que sostiene el edificio de la Iglesia: la fe en la enseñanza de la Iglesia apostólica. Fe en los Obispos que enseñan una doctrina verdadera en un Concilio. Fe en el Papa legítimo, que obra en un Concilio. Fe en el Magisterio de la Iglesia, que es infalible y sagrado. Fe que exige la obediencia de la persona, su sometimiento.

El papa León X, en la bula Exurge, Domine (1520), condena esta proposición de Lutero:

«Tenemos camino abierto para enervar la autoridad de los Concilios y contradecir libremente sus actas y juzgar sus decretos y confesar confiadamente lo que nos parezca verdad, ora haya sido aprobado, ora reprobado por cualquier Concilio» (n.29: DS 1479).

Lefebvre es lo mismo que Lutero: anula la fe en el magisterio ordinario y extraordinario de la Iglesia; aplasta la autoridad divina de la Iglesia. ¿La Iglesia sigue siendo apostólica, católica? ¿El Papa sigue siendo católico? Preguntarse esto es anular todo en la Iglesia.

Nadie puede juzgar a un Papa legítimo en la Iglesia. Nadie puede juzgar a la Iglesia. La Iglesia es la Obra del Espíritu; quien juzga a la Iglesia, juzga al Espíritu. Y quien juzga a Dios, se condena.

Lefebvre está condenado, en el infierno. Pero esto, muchos, no lo creen. Y no pueden creerlo, porque están en la Iglesia luchando por sus verdades, no por la Verdad, que es Cristo. No son de Cristo, son de los hombres; no se someten a la Mente de Cristo, sino que se esclavizan a la mente de los hombres.

Y los que conciben estos 50 años como el levantamiento de una nueva iglesia en Roma, en cada Papa, sólo pueden ver a Bergoglio como el continuador de este desastre. Bergoglio es el que continúa la acción demoledora que los Papas, desde Juan XXIII hasta Benedicto XVI, han hecho en la Iglesia, porque han levantado una Iglesia conciliar nueva.

Son muchos los católicos que piensan así. Y si continúan en este pensamiento, no podrán salvarse nunca. Es un pensamiento cismático, no sólo herético, porque les lleva a poner la Iglesia Católica en su iglesia cismática, en una persona no elegida por Dios para decidir en la Iglesia lo que es bueno y lo que es malo, lo que es verdadero y lo que es falso: se creen salvadores de la Iglesia; se creen los sabios en Ella.

Un gran pecado fue el que hizo Lefebvre, y el que continúa en toda esa comunidad cismática.

Ellos mismos lo declaran: en las conversaciones habidas entre la FSSPX y la Santa Sede «es preciso distinguir el fin que persigue Roma del que tenemos nosotros. Roma indicó que existían problemas doctrinales con la Fraternidad y que los mismos debían aclararse antes de un reconocimiento canónico –problemas que, tratándose de la aceptación del Concilio, obviamente provendrían de nuestra parte. Para nosotros, en cambio, se trata de otra cosa: queremos exponer a Roma lo que la Iglesia siempre enseñó, y con eso, señalar las contradicciones existentes entre esta enseñanza multisecular y lo que sucede después del Concilio. De nuestra parte, ése es el único objetivo que perseguimos» (Entrevista concedida por el Superior General de la FSSPX (2-II-2011), Mons. Bernard Fellay, en el Seminario de Santo Tomás (Winona, EE.UU.)).

Es el pecado de orgullo: ellos son los sabios, los entendidos, los que exponen a Roma lo que siempre la Iglesia enseñó, los que no están en excomunión. Es Roma la equivocada, la necia, la maldita, la excomulgada.

«ellos no aceptan reconocer las contradicciones entre el Vaticano II y el Magisterio anterior (…) se trata de hacer oír en Roma la fe católica y, más aún incluso, de hacerla oír en toda la Iglesia» (Ib.)

En el Magisterio auténtico de la Iglesia hay contradicciones. La fe católica procede de la obra cismática de Lefebvre, no de Roma, no de los Papas legítimos, no del Vaticano II. Esta es la locura de esta gente, que se llaman tradicionalistas y son sólo hijos del demonio, como Bergoglio.

Si se afirma que esos Papas han fundado una nueva iglesia, se está cayendo en el pecado de blasfemia contra el Espíritu Santo; es negar todos los dogmas, es recorrer el camino de condenación en vida. Es levantar un cisma en la Iglesia.

El Concilio Vaticano II fue sagrado. Esto es lo que se le atraganta a todos aquellos que siguen el espíritu lefebvriano. ¿Sagrado el Vaticano II?

Allí donde un Papa legítimo se reúne con los Obispos para tratar asuntos de la Iglesia, de la salvación de las almas, siempre es infalible, siempre enseña la verdad, siempre da la santidad en la Iglesia.

El Papa es infalible; y los Obispos, cuando enseñan una doctrina, bajo la autoridad del Romano Pontífice, para ser aceptada por todos, son infalibles.

Y lo que se enseña, de manera infalible, es camino de salvación y de santificación en la Iglesia: es una doctrina sagrada. Y sagrado es todo aquello que conduce a la salvación y a la santificación de las almas.

Los Obispos se reunieron, bajo el Papa, en el Concilio Vaticano II, y de allí surgió una doctrina infalible y sagrada, una doctrina que llama a la santidad de vida. Y, por eso, hay que decir, como San Ambrosio: «Del Concilio de Nicea, no podrá separarme ni la muerte ni la espada» (R 1250).

O como San Gregorio Magno: «Confieso que yo acepto y venero los cuatro Concilios así como los cuatro Libros del Santo Evangelio… porque han sido constituidos los Concilios con el mutuo acuerdo universal. Por consiguiente quien quiera que piensa otra cosa, sea anatema» (R 2291).

Sean anatemas los que no aceptan el Concilio Vaticano II.

Muchos católicos, que tienen el espíritu lefebvriano, que son hijos espirituales de Lefebvre, no son capaces de decir: del Concilio Vaticano II no podrá separarme ni los pensamientos de todos los sedevacantistas, ni la de aquellos tradicionalistas que comienzan a cuestionar si los Papas anteriores eran masones. No pueden: ellos son los sabios, lo entendidos, los que poseen la Tradición de la Iglesia. Ellos han luchado por una verdad, su idea humana de lo que debe ser la Tradición, anulando otra verdad: el Papado. Se han quedado fuera de la Iglesia, por seguir su verdad. Es el pecado de siempre en la Iglesia: pecado de soberbia y de orgullo.

Muchos no comprenden este acto cismático de Lefebvre, su pecado de orgullo, y tratan de excusarlo juzgando a todos los Papas: es que el Papa Juan Pablo II hizo un acto en Asís en nombre del ecumenismo, es que besó el Corán, es que hizo oraciones en el muro de las lamentaciones…Juzgan la autoridad de un Papa legítimo; juzgan el Poder Divino en el Papa; juzgan a Dios en el Papa. Y si hacen esto, no pueden comprender los actos del Papa.

Muchos católicos es lo que están haciendo: autodemoliendo la Iglesia con sus juicios a todos los Papas. Y esto no es nuevo:

«La Iglesia se encuentra en una hora inquieta de autocrítica o, mejor dicho, de autodemolición. Es como una inversión aguda y compleja, que nadie se habría esperado después del Concilio. La Iglesia está prácticamente golpeándose a sí misma» (Disc. al Seminario Lombardo, Roma 7-XII-1968).

El error de Mons, Lefebvre, y de sus seguidores, fue acusar al Concilio Ecuménico Vaticano II, y a los Papas que lo siguieron, como los causantes principales de todo este desastre que se ve en la Iglesia.

¡Gravísimo error!

El error de muchos católicos es acusar a todos los Papas y defender sus propias ideas en la Iglesia.

Si no comprenden un acto de un Papa legítimo, es mejor callar la boca, para no cometer un pecado de desobediencia y de juicio al Papa, que es un pecado de soberbia y de orgullo.

El desastre que vemos en la Iglesia es por el pecado de la Jerarquía, que no se ha sometido ni a los Papas ni al Magisterio; y de todos aquellos fieles que han acompañado a esta Jerarquía rebelde a la Verdad.

«¡Cuánta suciedad en la Iglesia y entre los que, por su sacerdocio, deberían estar completamente entregados a él! ¡Cuánta soberbia, cuánta autosuficiencia! ¡Qué poco respetamos el sacramento de la Reconciliación, en el cual él nos espera para levantarnos de nuestras caídas! (…) La traición de los discípulos, la recepción indigna de su Cuerpo y de su Sangre, es ciertamente el mayor dolor del Redentor, el que le traspasa el corazón» (Cardenal Raztinger)

Los sacerdotes no están entregados a las cosas de Dios, sino del mundo. Y, por eso, cogen el Vaticano II y lo tuercen. Y cada uno tiene su pecado.

El Concilio Vaticano II no niega ni silencia la salvación, la condenación, la existencia del demonio; no invita a que los matrimonios no tengan hijos, que busquen soluciones anticonceptivas para dedicarse a una vida más social, placentera, humana, sin la responsabilidad del sexo; no predica doctrinas heréticas ni gravemente desviadas; no enseña el feminismo ni los diversas liberacionismos que los hombres persiguen en el mundo; no lleva al desprecio de la ley natural, divina, eclesiástica, civil…. El Concilio Vaticano II no enseña a pecar, no enseña a hacer un cisma, no enseña a apartarse de la Iglesia, no enseña a juzgar a la Iglesia ni a los Papas…

Si la gente hace esto, es por ellos mismos: ellos quieren pecar. No echen la culpa de sus pecados ni al Papa, ni al Concilio ni a nadie.

Acusar al Concilio Vaticano II de todos esos males que se ven, tanto en la Iglesia como en el mundo, es una gran falsedad, una calumnia y una ofensa al Espíritu Santo.

Aquel católico que no defienda el Concilio Vaticano II no es católico, sino que es un falso católico.

Aquel católico que se pregunte si Juan XXIII, o los otros Papas, eran masones, no son católicos, sino falsos católicos.

La Apostasía de la Iglesia no se inició en el tiempo del Concilio; fue preparada, durante muchos años antes, hasta llegar al Concilio. Si una falsa jerarquía entró en el Concilio para querer desbaratarlo, es que esa jerarquía, ya antes, estaba obrando ocultamente en la Iglesia. El Concilio sólo fue el tiempo para que lo oculto se viera a la luz. Y como en el Concilio había un Papa legítimo, entonces todo ese trabajo de esa falsa jerarquía no pudo conseguir su objetivo. El Concilio salió intacto.

Pero el trabajo de la falsa jerarquía no acabó al finalizar el Concilio. Se incrementó. Y, por eso, el Papa Pablo VI dice: «Es como una inversión aguda y compleja, que nadie se habría esperado después del Concilio». Si no consiguieron su objetivo en el Concilio, se pusieron a trabajar para conseguirlo. Y les ha costado 50 años hasta que han puesto a su falso Papa: Bergoglio.

Ha sido la lucha espiritual entre el bien y el mal, en la Iglesia.

Muchos son del mal: los lefebvrianos, que son blasfemos del Espíritu de la Iglesia. Son los fariseos de la Tradición de la Iglesia. La culpa de todo: el Papa. Ellos, los que no se sometieron al Papa, los inmaculados, los intachables, los tradicionalistas, los que saben de qué va la Iglesia. Y han combatido, y siguen combatiendo, contra la Iglesia Católica. Ellos no son católicos; ellos no son Iglesia.

El pecado de Lefebrve no fue a causa del Concilio: él nunca puso en duda la validez ni la ortodoxia de la Nueva Misa, ni de la elección del Papa Juan Pablo II:

«1) Que no tengo ninguna duda acerca de la legitimidad y validez de su elección y, por tanto, no puedo afirmar que no se dirigen a Dios las oraciones prescritas por la Santa Iglesia a Su Santidad. Yo ya lo tenía aclarado y lo sigo haciendo, cara a cara, con algunos seminaristas y sacerdotes que reciben alguna influencia de algunos clérigos ajenos a la Hermandad.

2) Que estoy plenamente de acuerdo con el juicio de Su Santidad sobre el Concilio Vaticano II, del 06 de noviembre 1978 en la reunión del Sacro Colegio, que señala “que el Concilio debe entenderse a la luz de la Sagrada Tradición y sobre la base de la enseñanza constante de la Santa Iglesia”.

3) En cuanto a la Misa del Novus Ordo , a pesar de todas las reservas que debo tener al respecto, yo nunca dije que es, en sí misma, inválida o herética» (Carta de Monseñor Lefebrve al Papa Juan Pablo II, el 08 de marzo de 1980).

El problema de Lefebrve fue su pecado de orgullo: no someterse al Papa. Y de ese pecado, nace después, por el pecado de soberbia, todo lo demás, su obra cismática:

«Es para guardar intacta la Fe de nuestro Bautismo que debimos enfrentarnos al espíritu del Vaticano II y a las reformas por él inspiradas.

El falso ecumenismo, que está en la base de todas las innovaciones del Concilio, en la liturgia, en las nuevas relaciones de la Iglesia y el mundo, en la concepción de la misma Iglesia, conduce a la Iglesia a su ruina y a los católicos a la apostasía.

Radicalmente opuestos a esta destrucción de nuestra Fe y resueltos a permanecer en la doctrina y en la disciplina tradicionales de la Iglesia, especialmente en lo que concierne a la formación sacerdotal y a la vida religiosa, experimentamos la necesidad absoluta  de tener autoridades eclesiásticas que compartan nuestras preocupaciones y nos ayuden a precavernos contra el espíritu del Vaticano II y contra el espíritu de Asís…» (Carta de Monseñor Lefebrve al Papa Juan Pablo II, el 2 de Junio de 1988).

Su pecado de orgullo- no obedecer al Papa- le hace esconder su pecado de soberbia: no obedecer al Espíritu del Vaticano II. En su orgullo, acepta la interpretación que da el Papa Juan Pablo II del Concilio. Pero ocho años después manifiesta su pecado de soberbia a las claras. Y, por tanto, lo obra, produciendo el cisma, al ordenar los cuatro Obispos para su obra, para su ideal de iglesia, para su idea de lo que es la Tradición. En este pecado, de orgullo y de soberbia, se ve, claramente, lo que es este hombre.

Aceptó el Concilio Vaticano II, pero sólo la letra, no Su Espíritu, que es el Espíritu de la Iglesia. Aquí se aprecia su fariseísmo: como algunas cosas de ese Concilio no las podía integrar con la Tradición de la Iglesia, entonces tiene que quedarse en la idea de su verdad, en el lenguaje humano de cómo se expresa la verdad en la Iglesia. Eso que ve en los textos del Concilio no entra en su idea de la Tradición, no entra en su mente.

Este fariseísmo es propio de las personas inteligentes, que se saben la teología y la filosofía, y si una idea no concuerda con lo que tienen en la mente, aparece este fariseísmo: se quedan en la idea, en el texto, en la palabra, pero no pueden interpretar, no pueden llegar al Espíritu de la Palabra.

Tres errores son los que señala Lefebvre por su mala interpretación del Concilio Vaticano II:

«Hay tres errores fundamentales, que, de origen masónico, son profesados públicamente por los modernistas que ocupan la Iglesia.

[1] La sustitución del Decálogo por los Derechos del Hombre [en referencia a la libertad religiosa]…

[2] Este falso ecumenismo que establece de hecho la igualdad entre las religiones…

[3] Y la negación del reinado social de Nuestro Señor Jesucristo mediante la laicización de los Estados…

La situación es, pues, extremadamente grave, porque todo indica que la realización del ideal masónico haya sido cumplido por la misma Roma, por el Papa y los cardenales. Es esto lo que los francmasones siempre han deseado, y lo han conseguido no por sí mismos sino por los propios hombres de la Iglesia» (ver texto).

Su mala interpretación del Concilio constituye su fariseísmo: se queda en su lenguaje humano de lo que tiene que ser la libertad religiosa, el ecumenismo y el gobierno en los Estados. No puede ver que, en esos tres frentes, el Concilio Vaticano II no cambió nada con referencia a los anteriores Concilios. Es una cuestión de verdadera interpretación de la palabra del Concilio.

Este fariseísmo le lleva a anularlo todo. Desde ese momento, ellos solos se gobiernan a sí mismo, totalmente al margen del Papa y de los Obispos. Y sin ningún problema de conciencia, ejercitan ilícitamente sus ministerios episcopales y sacerdotales, celebrando Misas, matrimonios, confesiones, confirmaciones, ordenaciones, catequesis, etc., pues estiman que su situación en la Iglesia es perfectamente lícita, ya que viene exigida por la Providencia divina «para la continuidad de la Iglesia».

Y, por ellos, mucho mal ha venido a toda la Iglesia. De ella ha nacido, y se ha fortalecido, toda la corriente del sede vacantismo. Ellos no se declaran tales en la teoría, pero sí en la práctica. Con sus obras anulan la Iglesia Católica en Roma, anulan a un Papa, para erigirse ellos como salvadores de la Iglesia. En ellos está la verdadera sucesión apostólica, no en Roma.

Su obra es un gran cisma, y muchos católicos la siguen. Se les ve cuando comienzan a criticarlo todo. Y, por eso, esos católicos no saben ver lo que es Bergoglio. Todo lo confunden, pero se quedan tan tranquilos. Son los nuevos santos, los nuevos justos, los que deciden quién es santo y quién es pecador en la Iglesia.

Todas las herejías se han desprendido, siempre, de la Iglesia, como algo inútil, como algo necio, como algo sin valor para salvar el alma.

El espíritu lefebvriano no sirve para ir al Cielo; no sirve para vivir una vida espiritual de amor a Dios; no sirve para enseñar la Verdad, no sirve para obedecer ni a Dios ni a los hombres, por más que luchen por la Tradición de la Iglesia.

Hay que permanecer en la Verdad, pero no en la que los hombres comprenden con sus inteligencias humanas, sino en la Verdad, que es Dios. Y la Verdad, Dios no la comprende como lo hace el hombre: Dios no necesita de un lenguaje humano, de una palabra humana, de una razón humana, de una interpretación humana. Dios es la Verdad. Y, por tanto, para el hombre la Verdad sigue siendo un Misterio inalcanzable para su mente. Cuando el hombre se quiere quedar en su interpretación de la Verdad Inmutable, en su lenguaje, en su idea, en su filosofía de la vida, entonces no permanece en la Verdad, no entiende la Verdad.

El hombre tiene que obedecer, con su mente, la Verdad que Dios le revela. Y eso es un acto de la gracia, del amor divino en el alma; no es un acto humano, racional, intelectual. Es un acto de fe pura, en donde la razón se queda en el suelo, para que el corazón se llene del amor. Y cuando el corazón ama, la mente comprende.

Muchos hombres no saben vivir de fe, del corazón, porque andan metidos en sus razones, en sus vidas, en sus conquistas, en sus justificaciones humanas. Quieren comprender, pero no saben amar.

Santuario de Fátima

Fátima en directo

Jesús, en Vos confío

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 183 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: